Boletín

Audio

La otra cara de la infancia y las horas previas a la celebración de Eurovisión, en 'Imparables'

Imparables

Tiempo de lectura: 3Actualizado01:55

Era domingo, sobre las seis de la tarde. Todo parecía tranquilo en el barrio toledano de Santa Bárbara, hasta que la paz se vio alterada por la llegada de un amplio dispositivo policial en una de sus plazas. Los agentes, pertenecientes tanto a la Policía Nacional como Local, se introdujeron en el interior de uno de los portales: “suele ser un bloque conflictivo”, murmuraban algunos vecinos que presenciaban la escena. Todo apuntaba a que el motivo de la intervención de las fuerzas del orden estaría vinculada al mundo del trapicheo.

Minutos más tarde, los agentes abandonaban el portal con un varón esposado. Un hombre de mediana edad y con camiseta de tirantes. Horas más tarde, conocimos la realidad: el detenido había amenazado con un arma blanca a su pareja y al hijo de ésta, de diez años. Aquello pudo acabar en tragedia, en un nuevo crimen por violencia machista. En 'Imparables', hemos tenido oportunidad de hablar con la agredida, Carmen. Tiene 50 años. Desde hace unos cinco años convive en el inmueble con su hijo, que nació fruto de un primer matrimonio, y con el agresor, con quien se casó en segundas nupcias, y que anteriormente había cumplido una condena de 22 años de prisión por el asesinato de un guardia de seguridad tras el atraco que perpetró en una joyería.

En este punto, cabe hacerse una pregunta: ¿Qué pasos debe seguir una mujer cuando sufre un caso de violencia machista? Es una de las preguntas que mejor debe saber responder las víctimas para garantizar así su propio bienestar y el de su entorno. En declaraciones a ‘Imparables’, la presidenta de la asociación de mujeres ‘María de Padilla’ de Toledo, Macarena Alonso, ha remarcado que lo primero es tratar de buscar apoyos, antes incluso de denunciar: “Para llegar al paso de denunciar, es importante que la víctima esté preparada, ya que hay que recordar que denunciar implica un mayor peligro para la mujer. Por ello, previamente tienen que estar bien protegidas, pedir ayuda a los familiares, amigos o asociaciones como la nuestra.”

El drama del bullying

Nuria es madre de Marc, adolescente que estudia Segundo de Bachillerato en Barcelona. Marc sufrió bullying desde los cinco y hasta los once años. Nadie lo sabía hasta llegar a Quinto de Primaria. Nuria lo descubrió una mañana poniendo una colada: "Me encontré una nota en su pantalón. Vi una carta de un compañero de clase al que no conocía con un mensaje amenazante: "ten cuidado con lo que haces." Cuando Marc regresó a casa, le pregunté, me senté con él y fue cuando rompió a llorar. Contó que estaba amenazado. Tres días antes su acosador dibujó una tumba en el que le advertía que le iba a matar. Para la familia fue un mazazo muy grande no haberlo conocido antes.”

Convivir con dos hijos discapacitados

La cara del hijo de José Luis está llena de moratones y algunos puntos de sutura en el mentón. No es la primera vez que él o su hermano caen al suelo junto a su padre, que cada día carga con ellos en brazos para subir o bajar los 18 escalones que separan las dos plantas del piso donde reside la familia, en la provincia de Toledo.

El hecho no dejaría de ser anecdótico si no fuera porque los hijos de José Luis tienen 22 y 16 años. Ambos se ven afectados por una misma enfermedad rara congénita, que afecta al desarrollo cognitivo y al sistema motor, que les impide tener movilidad: “Las escaleras no están adaptadas. Les tengo que bajar todas las mañanas para vestirles y trasladar a uno de ellos al centro de día y al otro al colegio de educación especial. Luego, por las noches, hay que subirlos de nuevo para acostarles. Requieren de mi atención las 24 horas del día”, nos detalla su padre, al que sus 56 primaveras empiezan a pesarle.

Por ello, José Luis reivindica a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la instalación en su vivienda de una escalera adaptada, lo que se conoce como un 'salvaescaleras'. La administración autonómica, explica José Luis, les denegó su financiación, pese a que la trabajadora social dio su visto bueno en el informe de revisión.