Boletín

Marta Ruiz: "El PP rechaza la fórmula del "fifty fifty" que le propone Cs en Madrid"

La presentadora de 'Mediodía COPE' analiza en su monólogo los pactos para constituir los principales ayuntamientos

Marta Ruiz

Marta Ruiz

Presentadora de 'Mediodía COPE'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:32

Audio

 

Sigue el mercadeo post electoral, y va a seguir todavía en unas semanas, pero en 48 horas veremos cómo están yendo, pero de verdad, las transacciones. ¿Por qué? Pues porque el sábado se constituyen los ayuntamientos y ahí van a quedar claras muchas apuestas de las que dependen gobiernos autonómicos e incluso el ejecutivo nacional. Por eso salir en la foto es importante, que no te engañen porque aquí lo que hay son codazos para salir en la foto, con el fin del bipartidismo pues los codazos se multiplican y de ahí llegamos a propuestas como la de Ciudadanos en Madrid que propone que la alcaldía de la capital se la repartan Martínez Almeida y Villacís, dos años cada uno. Desde el PP ha respondido la vicesecretaria de estudios y programas del PP Andrea Levy, ha dicho que "no compartimos esa ocurrencia, Almeida tiene la legitimidad que le dieron los votos, que dejen de decir que es una obsesión, la única obsesión es la frustación de la señora Villacís de no haber podido conseguir más votos y más concejales".

Por cierto que esta fórmula del fifty fifty, del 50%, ha funcionado en Albacete donde PSOE y Ciudadanos se repartirán la alcaldía dos años cada uno. Son las nuevas fórmulas que trae la nueva política que en el fondo es algo tan clásico como poner el rostro en primera línea. Lo de Madrid se va a cerrar en el último minuto y lo único seguro es que Carmena no repite, e in extremis será también el acuerdo en Pamplona donde Pedro Sánchez se juega las dos abstenciones de Navarra Suma, que podrían ser cruciales para su investidura. De momento los socialistas navarros siguen coqueteando con los nacionalistas de Geroa Bai y Bildu.

Los plazos se abren a partir de ahora en el juicio por el proceso independentista en Cataluña que ha quedado visto para sentencia. Más de cuatro meses de sesiones que concluirán en una sentencia, ya para después de verano, que marcará un antes y un después en la historia de nuestra democracia.