Boletín

Audio

Marta Ruiz: "'Cómo cambia la actitud del exjefe de los Mossos cuando le ponen al frente de un tribunal"

Tiempo de lectura: 1Actualizado14:41

"Sálvese quien pueda" o cómo cambia la actitud de uno cuando le ponen al frente de un tribunal. Es lo que estamos viendo en el Supremo con algunos testigos. Ferrán López, número dos del jefe de los Mossos, de Trapero, ha seguido la estela de su jefe, a quien sustituyó al frente de la policía autonómica cuando se aplicó el 155 y ha dicho ante el Supremo que se advirtió a la Generalitat de que en el 1 de octubre se podía desatar la violencia, decía que "en términos forestales se dice que si hay mucha temperatura, que si hay poca humedad y si hay mucho viento, es fácil que haya incendios".

Ferrán López ha asegurado que en varias reuniones pidieron a la Generalitat que no se celebrase el referéndum del 1 de octubre. El consejero de interior Forn, el vicepresidente Junqueras y el president fugado Puigdemont se mostraron decididos a ir adelante. Incluso ha contado que Puigdemont les dijo que si había violencia declararía la independencia inmediatamente. Todo esto es relevante porque la violencia es necesaria en el delito de rebelión que algunas partes atribuyen a la cúpula independentista sentada en el banquillo. Y que fueran conscientes de que podía haber violencia puede ser un argumento para hacerles responsables. Es lo que dicen los responsables de los Mossos que estos días han escuchado cómo mandos de Guardia Civil y policía desplazados les responsabilizaban de pasividad.

Se está abriendo un debate que genera noticias como la que les hemos contado en Mediodía COPE, dos mujeres yihadistas francesas han denunciado al Estado Francés porque exigen que les deje volver a Francia con sus hijos, están retenidas en un campo sirio tras haber sido arrestadas por terrorismo. De momento el país galo sólo ha acogido a niños huérfanos que vienen de una realidad similar.  Hace unas semanas una ciudadana británica pedía lo mismo y en la misma situación están tres españolas: Lubna, Yolanda y Luna. El Gobierno español está estudiando sus casos.