Audio

Villanueva del Arzobispo, el pueblo en que supera los límites de contaminación cuando acecha el frío

 

Tiempo de lectura: 2Actualizado14:44

En este arranque de 2020 se está hablando, y no poco, de las nuevas medidas contra la contaminación. De hecho hoy mismo Madrid tiene activado su protocolo anticontaminación por los altos límites de dióxido de nitrógeno a lo que se suma una previsión climatológica que no acompaña. Por ejemplo, una de las medidas es la velocidad limitada a 70 kilómetros por hora.

También estamos hablando en los primeros compases del año de Barcelona y su nueva zona de bajas emisiones que restringe el tráfico. Ambas capitales son las grandes protagonistas cuando tratamos este tema. Lógicamente son las que más contaminan, pero a veces centralizamos demasiado el problema y olvidamos que es un fenómeno que por supuesto afecta a más lugares.

En Mediodía COPE vamos a ir hasta Villanueva del Arzobispo, un municipio de poco más de ocho mil habitantes que se encuentra en la provincia de Jaén. Allí tienen un problema con la contaminación. Superan los niveles de emisión marcados por la Comisión Europea bastantes días. En lo que llevamos de año, prácticamente en todos...

¿El motivo? Seguramente estés pensando en una fábrica o algo parecido, pero no. El causante de esta situación lo encontramos en las instalaciones de calefacción de las casas. Principalmente en las chimeneas más antiguas.

Para nada es el pueblo que más contamina, pero tiene una particularidad. Hasta 12 dispositivos que miden la contaminación. ¿Por qué 12 dispositivos en como Villanueva del Arzobispo? El alcalde, Gabriel Fajardo ha explicado que “lo tenemos porque hace más de 20 años realizamos un plan de la calidad del aire por unas empresas que estaban muy cerca de la población y que al final se marcharon”.

Ahora, el causante es “la biomasa procedente del olivar” que es utilizada en las chimeneas. En 2011 se promocionó el uso de este combustible y ello provocó que “las emisiones se disparan desde ese momento”.

“Estamos trabajando para buscar soluciones”, asegura Gabriel Fajardo. “Somos el pueblo más controlado”, destaca. Ahora, trabajan en medidas que pueda facilitar a los vecinos la remodelación de sus sistemas de calefacción: “Se está subvencionando una parte para realizar cambios por dispositivos homologados”. Además, “se está exigiendo que utilicen un combustible certificado, que la leña sea seca”.