La Lira, la banda de música que marca la vida de un pueblo

Titaguas es un municipio valenciano de 400 habitantes y 100 están en su banda de música. En La Tarde hablamos con dos músicos de esta banda

Audio

 

La Tarde

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:55

Existe un pueblo de Valencia en el que hay casi tantos músicos como personas. Es Titaguas,una localidad de 400 habitantes y con más de 100 músicos en su banda municipal 'La Lira'. Allí ser de la banda municipal se está convirtiendo en una tradición... porque en cada familia de Titaguas hay uno o varios componentes en 'La Lira'.

Aurelio Monleón, músico de la Banda de La Lira ha comentado en La Tarde de COPE: “Hay una tradición musical desde 1840 que se formó la banda, tiene 179 años. Es la segunda más antigua de la comunidad, esto ha ido calando de generación en generación y en mi caso, mi abuelo y mi padre eran músicos, yo lo soy, también mis hijas, luego mis nietos, es decir, hay una tradición. También el apoyo incondicional del pueblo y el ayuntamiento, los padres llevando a los niños a ensayar”.

El veterano músico de la banda disfruta tocando el clarinete y ensaya todos los sábados. Mar Rubio, música juvenil de La Lira ha contado que ambiente musical se respira en el pueblo: “Hay mucha pasión, el apoyo del público que siempre está animando, todos nos organizamos en coche para ir a ensayar, están los padres nos acompañan a los conciertos.”

Ella practica tocando la flauta travesera junto a sus compañeros y fue a los 11 años cuando comenzó a tocar por primera vez un instrumento. Además, tiene su hermano de 17 años que toca el saxofón y a sus primos, porque en toda familia de Titaguas parece haber un músico dispuesto a salir.

“El mejor concierto de todos es el que hacemos en la plaza en las fiestas, es la prueba en la que demuestras todo lo que has aprendido durante el año y se celebra la primera semana de septiembre”, explica Mar. Ambos coinciden en que la parte culminante ha sido cuando han tocado la canción de Pedro y el Lobo.

Aurelio Monleón: “Durante los conciertos viene mucha más gente al pueblo, la población se incrementa por completo”

“Yo empecé como un 'hoobie', nunca imaginé llegar hasta donde he llegado pero ahora la música se ha convertido en mi vida”, explica la joven. Aurelio también ha comentado que cuando tocan en la plaza de Titaguas hay silencio sepulcral y eso les motiva pero también les acongoja. “Durante los conciertos viene mucha más gente al pueblo, la población se incrementa por completo”, finaliza Aurelio.

Etiquetas

Lo más