COPE

Gloria, la mujer que se enroló en un buque sin saber nadar

Gloria Lijó es la primera mujer de España que se enroló en un buque de altura sin saber ni siquiera cómo nadar. Para muchos, una pionera

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:10

Los pioneros fueron los primeros en hacer algo. En abrirse camino. En conseguir aquello que nunca antes se había conseguido.

Gloria Lijó es una de esas personas. Es la primera mujer que se enroló en un buque de altura con 40 años y sin saber nadar. Gloria siempre quiso trabajar en la mar. En 'La Tarde' hemos querido conocer su historia.

Gloria ha explicado que fue “porque estaba empeñada”, aunque también ha confesado que existía un motivo económico, ya que tanto ella como su marido habían sufrido problemas de dinero.

“La mar es mi vida” ha dicho Gloria. Siempre había tenido ganas de ir. Se crió en una familia marinera, de la misma forma en la que lo fue posteriormente su marido y su familia.

Gloria ha contado que las oportunidades no eran las mismas. Ha confesado que ella quería ser hombre por el simple hecho de poder ir. “En aquel entonces nunca se me pasó por la imaginación que las mujeres podían”, ha afirmado en 'La Tarde'.

“Viví en la mar. Mi vida se fundó en ella. Me dio todo lo que necesité para hacer mi vida”, ha agradecido mientras miraba desde su ventana el mar. “Fue mi vida, es mi vida y cuando me muera seguirá siendo mi vida”.

“No sabía nadar”

Gloria ha explicado en 'La Tarde' que “se las ingenió Dios” para que pudiera obtener su libreta que acreditaba que sabía nadar.

Durante unas celebraciones típicas, Gloria se rompió la tibia y el peroné. Ha explicado que fue a la playa, donde se hacían unas pruebas prácticas, “con dos muletas”.

Ante la sorpresa de quienes debían examinar, ella alegó: “floto bien”. Ante la sorpresa de los hombres, finalmente optaron por darle la libreta: “Se lo vamos a dar, como flota ya está”, le respondieron ellos.

En su momento, Gloria fue pionera. Gracias a la lucha por la igualdad, ahora hay más. Como Carmen Agudo, patrona en un barco en Gandía, con quien también hemos podido hablar. Ha admirado la pasión de Gloria y ha lamentado que, desgraciadamente, “aún sigue siendo una profesión de hombres”.

En el caso de Gloria, de raíces castellanas, fue la familia de su marido quien estaba estrechamente ligada al mar, y por ello le vino la vocación. “Se consigue batallando en el mar”.

Actualmente uno de sus hijos, su marino, su yerno... todos se unieron a esta pasión. “Es una cadena y siempre da para que sigas”, ha concluido.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo