COPE

De Haro: "El saludo de Sánchez con Biden es una buena foto para el presidente pero solo eso, una foto"

El copresentador de 'La Tarde' repasa en su monólogo de este lunes la actualidad del día

Fernando de Haro

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:16

Audio

El saludo de Sánchez con Biden en la cumbre de la OTAN es una buena foto para el presidente. Pero solo eso, una foto. No significa que la política exterior de nuestro Gobierno tenga un rumbo claro como se ha visto con lo de Marruecos o con la postura de Sánchez en el reciente viaje a Argentina. Pero a Sánchez le da igual, lo que cuenta es la foto, el presidente está de subidón después de haberse quitado la espina de Susana Díaz en Andalucía y prepara unos indultos que llegarán pronto. La manifestación de ayer en Colón no los va a frenar, el Gobierno ya está intentado amortizarla echándole la culpa al PP del intento de secesión de 2017.

De todo eso hablaremos despacio en 'La Tarde' de COPE pero antes vamos a subirnos a bordo del Titanic.

Cuando Kate Winslet se subió a lo más alto de la proa del Titanic con Leonardo DiCaprio tenía 21 años. Ahora va a cumplir 46, y sigue siendo una actriz de éxito como ha puesto de manifiesto su participación en la serie Mare of Easttown. Es una actriz de éxito a pesar de la industria cinematográfica y de una tiranía empeñada en que las mujeres tengan un cuerpo supuestamente perfecto según unos cánones de belleza que muchas veces son destructivos.

Winslet sufrió críticas a su cuerpo desde que estaba en el colegio. Sus profesores de interpretación la despreciaban porque tenía unas formas normales, las que tienen las mujeres normales. Durante años sus curvas, que son las curvas de una mujer normal, han sido criticadas. Ha estado 12 años sin subirse a un peso y ha tenido que hacer un trabajo intenso para aprender a quererse. Winslet no quiere filtros en las fotos de promoción, no quiere retoques. Menos mal que hay alguien que se libera de la tiranía destructiva de un modelo de belleza que no es otra cosa que un reflejo de un odio al cuerpo, que es el reflejo de una incapacidad para tratarnos con una ternura mínima.

En España hay 400.000 personas que sufren trastornos de la conducta alimentaria. La inmensa mayoría son mujeres, muchas son jóvenes. La anorexia es una enfermedad mental grave que tiene una alta tasa de mortalidad, muy alta. La pandemia la ha agravado.

Tenemos en estos tiempos tan modernos una relación de barbarie con el cuerpo. Y el cuerpo no es algo que se tiene. Somos cuerpo. Y somos incapaces de aceptarlo y de respetarlo. Una prueba fehaciente es la exposición que en estos momentos hay en Las Arenas de Barcelona, donde se exponen los cadáveres de doce personas son sus cuerpos plastinados como si fueran cosas. La exposición, de la serie Human Bodies exhibe los cuerpos de 12 personas que fueron comprados como si fueran mercancía. Esos cuerpos deberían están enterrados o incinerados. Somos personas, somos cuerpos, merecemos respetarnos a nosotros mismos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo