De Haro: “El Gobierno ha dado por encalladas pero no por rotas las negociaciones con los independentistas”

El análisis de la actualidad de este viernes con Fernando de Haro en 'La Tarde'

Fernando de Haro

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 18:51

 

Si no hacemos nada, dentro de diez años uno de cada diez niños españoles seguirán siendo pobres. Uno de cada cuatro niños son pobres en España y seguirán siéndolos si no hay medidas de apoyo a la familia, a la conciliación. Lo ha denunciado hoy la ONG Save The Children. La solución para no tener pobreza infantil no puede ser no tener niños en un país tan envejecido como el nuestro.

El Gobierno ha dado por encalladas pero no por rotas las negociaciones con los independentistas. Ya veremos si de aquí al miércoles superan lo que ellos consideran un escollo.

El Gobierno, de hecho, ha propuesto a los partidos independentistas diseñar antes de finalizar febrero una mesa de partidos con dos representantes por cada formación política, con capacidad de decisión en los ámbitos estatal y catalán y coordinados por un relator que ayude a "crear las condiciones idóneas" para el diálogo.

Esto significa que una de las cesiones fundamentales sigue en pie. El Gobierno sigue dispuesto a crear una mesa de negociación de partidos de ámbito nacional que suponía saltarse la Constitución porque le daba a esa mesa de partidos capacidad de debatir sobre cuestiones que solo puede debatir el Congreso que es donde está representado todo el pueblo español. Según la vicepresidenta la paralización, que no el fin de las conversaciones, se debe a la exigencia de hablar de autodeterminación.

El siempre supo que los independentistas querían hablar de autodeterminación. En los 21 puntos que Torra entregó a Sánchez en Barcelona, la autodeterminación era el punto 2. Después de entregar esos puntos los independentistas habían repetido una y otra vez que querían hablar de la autoderminación de Cataluña. Esa no es la razón. Carmen Calvo ha asegurado que tampoco está el Gobierno dispuesto a ir más allá de la Constitución. Tampoco eso es verdad porque más bien lo que parece es que la presión interna del PSOE, la manifestación convocado por PP, Vox y Ciudadanos ha provocado que el presidente haya optado por su plan B, que es presentarse como víctima de los independentistas.

Lo más