Boletín

Audio

De Haro a las 15h: "El dolor por la posibilidad de que Notre Dame desapareciera ha sido como un rayo"

Delante de Notre Dame, ayer todo el mundo volvía a quedarse prendado de su belleza y es que en esas piedras hay algo que no se explica

Tiempo de lectura: 2Actualizado15:31

Anoche se reunieron a rezar, de nuevo, frente a Notre Dame de París un buen nutrido grupo de personas. Y esta mañana la noticia es que se ha encontrado el Gallo. El Gallo que coronoba la aguja de la catedral de País que vimos caerse derrumbada por las llamas. El Galló era y es muy importante porque dentro guarda tres reliquias: una espina de la corona de Cristo y restos de San Dionisio y santa Genoveva. Genoveva, de la época romana, es la patrona de París. Patrick Palam, experto en patrimonio, saltaba de contento hace unas horas al dar la noticia.

El Gobierno francés ha anunciado que la reconstrucción de la aguja de la catedral de Notre Dame se hará a partir de un «concurso internacional» de arquitectura y mantiene el compromiso de concluir los trabajos de recuperación del templo en cinco años. deducción del 75% para todas las donaciones particulares que no superen los 1.000 euros . 800 millones de euros. La unidad de los últimos días se ha roto.

Interpretación tremendista, el final de la cultural occidental, algo así como la destrucción del templo judio en el año 70. La cultura occidental lleva ya mucho tiempo en crisis.

Puede ser verdad, pero lo esencial de lo que ha sucedido desde el lunes es que el dolor y la emoción por la posibilidad de que Notre Dame desapareciera ha sido como un rayo en la noche, como esos rayos que iluminan la oscuridad. Las piedras de un edficio se han revelado piedras que están vivas. Ayer vi a los parisinos y a los turisas acercarse hasta donde les dejaban, mirar hacia Notre Dame y quedarse en silencio, como si estuvieran delante de una persona que está en el hospital y están intentando salvarla. Ahora hay que reconstruir, rehacer Notre Dame, recomenzar es siempre el mejor modo de enfrentarse al presente. Si no se reconstruye, si no se recomienza, una catedral, una vida, se convierte en una reliquia.

Delante de Notre Dame, ayer todo el mundo volvía a quedarse prendado de su belleza, hay en esas piedras algo que nos explica. En un mundo en el que todo parece sucumbir al paso del tiempo, en el que todo parece feo, las cosas bonitas, las piedras que nos cuentan cómo estamos hechos por dentro permanecen en pie, la belleza-belleza siempre salva.