• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Audio

De Haro a las 15:00h: “Estos días se nos van a abrir las carnes con lo que pasó en Rodalquilar”

 El presentador de 'La Tarde' valora el inicio del juicio por la muerte del pequeño Gabriel.

Tiempo de lectura: 2Actualizado15:28

Hay algunas veces en las que a un país como España, aburrido por sus políticos, por el griterío que alzamos todos, se les obsequia con un respiro con un rayo de luz. Un respiro ha sido no solo la victoria de Rafa Nadal al lograr su cuarto cuarto Abierto de EE.UU y su Grand Slam número 19. Sino como ha vivido esa victoria. Rafa Nadal, nada más conseguir la gran hazaña, decía que la ambición es buena, pero la ambición desmedida es mala porque corres el peligro de no ver el mundo de forma positiva. Es un respiro escuchar a un gran campeón ganar así. Como fue una gran luz escuchar a mediado de marzo de 2018 a Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz, en el Cabo de Gata reaccionar ante la muerte de su hijo, la muerte, después de que se supiera que no había desaparecido sino que asesinado presuntamente a manos de Ana Julia Quezada, una persona muy cercana.

Entonces Patricia, sorprendiendo a todos, pidió que la rabia y el dolor no se transformara en odio hacia la presunta asesina, que no se habla más de ella. Todos hubiéramos comprendido que Patricia hubiera levantado su puño contra el cielo y contra todo lo que se mueve, que se hubiera dejado llevar por la ira y la desesperación. Y todos nos quedamos boquiabertos escuchándole hablar de amor y de hijo nadando en el cielo. De seguro que este año y estos cuatro meses han sido muy duros para Patricia. Muy duros. Pero sus palabras vuelven a sonar luminosas hoy ha comenzado en la a Audiencia Provincial de Almería, la vista oral con jurado popular por el asesinato del pequeño. La acusada se enfrenta a la pena de prisión permanente revisable por un delito de asesinato. La fiscal ha asegurado que el pequeño "no tuvo opción de salir con vida" de la finca de Rodalquilar (Níjar, Almería), en la que murió. La defensa ha sostenido que la muerte fue un accidente.

Estos días a todos se nos van a abrir las carnes con lo que pasó en Rodalquilar. La justicia de los tribunales tiene que hacer su trabajo. Pero todos sabemos que ninguna sentencia puede reparar el mal sufrido por esa madre. Hace falta otra justicia. Mientras llega parece conveniente no alejarse de la luz que sale de esta madre, de Patricia.