Audio

Foto del día: "En una sala de espera todo es cuestión de tiempo"

Ya en el nombre hay algo que sana, porque si uno está en la sala de espera, en cierto modo ya tiene lo que está esperando

Tiempo de lectura: 2 Actualizado19:28

La foto que me ha llamado la atención hoy la publica el diario El País. Después de una jornada intensa de información judicial y de información política he reposado con el retrato de esta escena, que es una escena habitual, cotidiana. En la imagen se ve un pasillo muy largo de suelos brillantes y muy pulidos. En primer plano  una familia está sentada en una sala de espera. Una niña se agacha, la que seguramente es su madre le tiende la mano y la abuela mira con atención a la nieta. Probablemente acaban de llegar, porque llevan puestos esos plumas que ahora todos usamos y que nos hacen parecen a todos esquimales. Que nos hacen, eso sí, estar a todos muy calentitos.  Y la familia parece que está incluso tranquila. Seguro que han salido a todo correr de casa con urgencia porque alguna de las tres mujeres: la madre, la niña o la abuela algún mal, algún dolor o alguna enfermedad le surgía. Y al dolor se le unía el miedo, la angustia, la zozobra de ese temor a que el mal fuera a  más. Y han buscado lo primero que tenían a mano para abrigarse y han salido de escapada. Y corriendo han llegado al hospital donde le han dicho que se queden ahí, donde están, en la sala de espera. Y en la sala de espera las cosas ya se ven de otro modo. En una sala de espera todo es cuestión de tiempo. Es cuestión de tiempo que aparezca alguien que sepa, que te escuche con atención, que calme tu ansiedad. Alguien en quien confiar. En la foto, de hecho, al fondo, al principio del pasillo aparece alguien con una bata blanca que se dirige, precisamente, a la sala de espera. Sala de espera. Es bonito. Son bonitas las tres palabras. Ya en el nombre hay algo que sana, porque la espera ya en cierto modo lo que ha de venir. Si uno está en la sala de espera, en cierto modo ya tiene lo que está esperando. Sala de espera. Un bonito nombre.