Boletín

La realidad virtual, mucho más allá de los videojuegos

Los usos de esta tecnología encuentra su hueco en disciplinas como la arquitectura o la psicología

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:34

La realidad virtual está transformando nuestra manera de trabajar y de entender el mundo. Más allá de los videojuegos se está usando en infinidad de ámbitos: desde la escuela hasta la mismísima armada de los Estados Unidos en sus entrenamientos. Gracias a ella, podemos estar en cualquier parte del mundo sin ni siquiera movernos de la silla. Simplemente basta con ponerse las gafas y adentrarse en diversos universos donde la ficción y realidad parecen lo mismo.

Al recrear situaciones de la vida real, la realidad virtual se convierte en una herramienta muy útil para controlar emociones. Laura Raya es doctora en Ingeniería Informática y Responsable de realidad virtual en el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital U-tad. Ella junto a su equipo utilizaron esta tecnología para mejorar las capacidades sociales de niños con autismo, ayudándoles a controlar sus fobias. Les exponen a sus miedos poco a poco para que vean que en verdad no hay peligro. Los pequeños lo asocian a algo tecnológico, un juego donde no tienen que relacionarse con nadie. Los psicólogos han encontrado que este método consigue resultados en menos tiempo y permite crear situaciones simuladas y exponer a estos niños a estímulos controlados en todo momento.

Una de las primeras disciplinas que descubrió la utilidad de la realidad virtual fue la arquitectura. Raúl Boldú, experto en desarrollo para realidad virtual y aumentada, junto a su equipo “Acciona” ha utilizado esta tecnología para proyectar diseños arquitectónicos en los lugares que se ven realmente. Esto permite visualizar un proyecto antes de crearlo y exponerlo a los clientes para que estos puedan hacerse una idea de cómo va a quedar. Han trabajado mano a mano con el Museo Arqueológico Nacional para replicar el Arco de San Pedro de las Dueñas. La realidad aumentada y la realidad virtual son un gran complemento en la arquitectura con un potencial que aún está por explotar.

Esta herramienta también se ha utilizado en la educación vial. Emilio Blanque es manager de Visyon, una empresa que usa la realidad virtual para concienciar del peligro al volante cuando se ha bebido. El proyecto nace en el estado de Nuevo Mexico, donde buscaban algún método para tocar la sensibilidad de los conductores y poder mentalizar de los peligros de la carretara. Crearon una experiencia donde, al ponerse las gafas, se podía ver el accidente desde tres puntos de vista distintos: el del que produce el accidente, el del policía que lo ve y el de la persona que sufre el atropello. Es una experiencia que impacta mucho, porque se siente presencialmente la historia y la narración es más creíble. Este trabajo se está exponiendo en colegios e institutos para tratar de concienciar a los jóvenes ya que van a ser los futuros conductores.

Lo más