La ocupación, el delito más rentable del código penal

Los okupas han encontrado un verdadero negocio en edificios de promotoras que aún no han sido habitados por sus propietarios

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:01

El barrio Es Viver en Ibiza se despertaba este lunes con una terrible noticia, una mujer fallecida y tres heridos críticos. El motivo fue el incendio en un edificio de okupas.

La ocupación es muy habitual en esta isla. En ocasiones es por necesidad, miles de personas que van a Ibiza por motivos de trabajo en periodo estival y se encuentra con alquileres con precios de infarto y optan por la ocupación. Sin embargo, otros han encontrado en esta práctica un verdadero negocio.

Luís Martí, presidente Asociación Empresarial Promotores de Baleares nos explica que entre que un edificio de viviendas se acaba y los compradores la habitan transcurren tres meses debido a trámites administrativos. Los okupas aprovechan este tiempo para entrar en el domicilio y tomarlo y no solo eso, si no que también aprovechan para robar el cableado y elementos de carpintería.

Es muy difícil echar a estos intrusos de las viviendas y la multa a la que se enfrentan es mínima, entre 90 y 270 euros. Algunos promotores optan por la seguridad privada, pero esto al final repercute en el coste final de la vivienda, encareciéndola.

Javier Prudencio Morillas Padrón, abogado en 'Morillas y Asociados' ha defendido tanto a propietarios como okupas. Explica que el 'boom' de este fenómeno empezó en 2010 con la reforma del código penal, que convirtió la usurpación de bienes e inmuebles ajenos en el delito más rentable del código penal en relación al castigo que conllevaba. Esto junto al clima social de la crisis dio pie a que la ocupación estuviese fuera de control. La regulación actual da lugar a situaciones ilógicas como que el robo de una televisión en una tienda suponga una pena de 2 a 3 años de cárcel mientras que si se roba en una vivienda ocupada el castigo se reduzca a meses. La solución que Morillas propone es otra reforma en el código penal que castigue verdaderamente esta práctica.

Lo más