Boletín

El lado más humano del Apolo XI

El físico e ingenio aerospacial Eduardo García Llama cuenta la misión

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 17 jul 2019

Tres hombres y un destino: la Luna. La misión fue inmortalizada en la frase de Armstrong: “un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”. El Apolo XI llevaba en su interior a Neil A. Armstrong de 38 años, Edwin E.Aldrin Jr de 39 años y Michael Collins de 38 años. 

El 16 de julio de 1969, despegaron los sueños de todos aquellos que creyeron posible llegar a la Luna. La carrera espacial era uno de los frentes más calientes de la Guerra Fría. Alunizaron con el Águila en el Mar de la Tranquilidad. El 24 de julio de 1969 volvieron de la misión y fueron recogidos en el Océano Pacífico. 

Eduardo García Llama, físico e ingeniero aeroespacial de la NASA y autor de “Apolo XI” ha estado en la Noche de COPE para contar el lado más humano de una expedición muy técnica. Describe la diferente personalidad de los tres astronautas que llevaron a cabo una hazaña similar al descubrimiento del fuego y a la invención de la rueda: “Armstrong era una persona un poquito reservada, de pocas palabras, tenía un mundo interior muy grande, daba la impresión que a lo mejor ofrecía ciertas barreras para que se le conociera. Aldrin era una persona que no parecía interesada en ningún aspecto  mundano, él pensaba en los grandes esquemas. Collins era el más distendido, el más dicharachero, con quién te irías a tomar una caña”. 

García Llama cuenta la anécdota de cuando conoció a los astronautas: “en un homenaje yo me dirigí hacia el baño, estaba vacío. Estaba haciendo mis cosas y entraron unas voces riéndose alto y cuando me doy cuenta estoy rodeado de Neil Amstrong, Aldrin y Alan Bean. Al salir les saludé”.

El físico español remarca que la vuelta del hombre de la Luna está más cerca de lo que esperamos y más cerca de lo que estábamos antes. 

Lo más