Boletín

¿Qué sucede con los inmigrantes que llegan en patera a España?

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:01

En España, casi 160 personas al día, llegaron por mar en el último año. Estos son los que han llegado, pero muchos mueren en el trayecto. Tomar una decisión de ese tipo, poniendo en riesgo tu vida y la de tu familia, no es algo fácil. Mulai, es una de esas personas que llegó a nuestro país en patera. Tomó la decisión de dejar Gambia con la esperanza de mejorar su vida y la de su familia. Sobra decir que el trayecto fue muy duro. Lleva ya 34 años en España, ha formado una familia y tuvo la oportunidad de formarse gracias a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado que le acogió.

Esto nos hace preguntarnos ¿cuántos inmigrantes como él han conseguido integrarse? ¿Qué pasa cuando llegan en patera a nuestro país? Hemos hablado con Isabel Perera. Ella es misionera, ha vivido muchos años en África. Además, colabora con la Red Solidaria de Acogida y con Karibu, visitando los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros), enseñándoles el idioma. La mayoría de los inmigrantes o refugiados en busca de asilo, llegan por la frontera sur. Salvamento marítimo les recoge y la policía les identifica.

Les entrega un documento en el que aparecen una serie de datos: las coordenadas donde se recogió la embarcación, las personas que iban a bordo, si hubo algún naufragio y la situación en la que se encuentra esa persona, junto con un número de NIE. Esto es necesario porque la mayor parte de estas personas llegan indocumentadas.

Quedan a cargo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, que se hace cargo de ellos a través de las tres principales ONG (Cruz Roja, CEAR y Accem) que funcionan con fondos de la Unión Europea. Pero hay un paso previo, quedan a disposición de un juez que decide si quedan en libertad o sin ingresados en un CIE. Los Centros de Internamiento de Extranjeros son lugares pensados para retener, durante un tiempo, a la persona de forma cautelar, hasta que se ejecute su orden de salida o su expulsión del territorio nacional. En los CIE no pueden estar más de 60 días internos pero aun así, son 2 meses, encerrados. Según el último informe de los CIE realizado por Caribu, salieron libres el 93%. Pero sus vidas, a partir de ese momento, son muy difíciles, incluso estando ya en España.

Hasta que no pasan esos 3 años, según la ley de extranjería, no pueden formalizar su situación por arraigo u otros motivos. El principal problema está en la forma en la que les vemos y les tratamos. Es un tema para pensar y recapacitar. ¿Podemos mejorar, de alguna forma, la acogida de estas personas? ¿Se les está dando el trato que se merecen? Nos quedamos con el mensaje de Isabel: “son personas y como personas tienen derechos y dignidad que hay que respetar por encima de todo”.

Lo más