Los mosquitos comienzan a invadir la Antártida

La subida generalizada de las temperaturas, el calentamiento global, hace que las especies invasoras comiencen a comer terreno a las especies nativas.

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:18

Inmersos como estamos en pleno mes de enero, seguro que has notado, y hasta agradecido, la ausencia de un pequeño ser... pesadilla de muchos. Sobre todo en los meses en los que el calor comienza a apretar... el por qué en invierno parece que estos insectos desaparecen es porque, por lo general, rehuyen de las bajas temperaturas. No les gustan. De hecho algunos no resisten al frío y mueren. Otros en cambio hibernan durante esos meses esperando la llegada del calor ... Y mientras llega el estío otros mosquitos han puesto rumbo a tierras nuevas. Pero ojo, no a cualquier sitio. Nada más y nada menos que a la Antártida

Hablamos de dos especies de mosquitos: uno se llama Murphy, procede de las Islas de Georgia y llegó en los años 70 a la Isla de Signy, en el archipiélago de las Orcadas del Sur, en la Antártida. ¿Cómo llegó? Por la mano del hombre, en el traslado de unos productos a esta zona.No tiene alas y gracias a los sistemas de prevención se ha logrado que no salga de esa isla evitando así que se propague a otros puntos.

El otro mosquito se llama Tricocera es originario del norte de Europa. Llegó hace unos 20 años a la Península antártica, concretamente a una base uruguaya. Pero claro, este mosquito sí tiene alas y se ha extendido por varios puntos de ese área.

El problema es que estas dos especies invasoras están empezando a sentirse bastante cómodas en el clima antártico. Ahí está el quid de la cuestión. Las temperaturas allí empiezan a ser muy similares a las de sus lugares de origen, que empiezan a ser a su vez más cálidas de lo habitual. Es decir. Tratan de sobrevivir... pero eso sí: como consecuencia de la acción del ser humano.

La subida generalizada de las temperaturas, el calentamiento global, hace que las especies invasoras comiencen a comer terreno a las especies autóctonas.

Hay que decir que no son mosquitos parasitarios, sino de vida libre. Más parecidos en su forma de vida, por ejemplo, a las moscas.

En el caso de la TRICOCERA, el mosquito alado, le gusta mucho vivir en entornos humanos. Por ejemplo, se la encuentra con facilidad en las cañerías de agua caliente de las bases desplegadas en la Antártida... Equipos españoles estudiarán ahora si hay riesgo de que puedan empezar a vivir fuera de estas áreas...

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar