COPE

Audio

¿Hay que liberar las patentes de las vacunas contra el coronavirus?

Tiempo de lectura: 2Actualizado 18:17

Las vacunas están sujetas a derechos de propiedad, patentes, de quienes las han desarrollado y fabricado. Un blindaje que se cuestiona en situaciones de crisis de salud global como la actual. Las patentes protegen la propiedad intelectual de un producto para que no pueda copiarse. En la industria farmacéutica, cuando se descubre y desarrolla un medicamento, la empresa patenta su descubrimiento para que nadie más pueda fabricarlo. Respecto a las vacunas, las patentes impiden que se comparta el conocimiento y la tecnología. Las voces que piden eliminar las patentes de las vacunas han ido creciendo. Sudáfrica y la India fueron los principales países que presentaron ante la Organización Mundial del Comercio la propuesta de suspenderlas mientras durase la pandemia. También lo ha reclamado el Papa Francisco. Ahora lo piden muchas ONGs, también la OMS, por ejemplo. La UE es escéptica, pero se ha mostrado partidaria de debatir el asunto. España ha reclamado que sí se liberen.

Normalmente, las patentes tienen una vigencia de 20 años aunque no es necesario que una empresa farmacéutica o de cualquier otro sector espere ese tiempo para poder negociar con otras firmas acuerdos bilaterales con el fin de que estas otras compañías fabriquen versiones genéricas.

Los partidarios de suspender las patentes dicen que es necesario que las vacunas lleguen a todo el mundo, no solo a los países más desarrollados. Desde la Organización Salud por Derecho, por ejemplo, critican que los países ricos acaparen las vacunas que se producen. Dan un dato: “mientras en los países ricos se pone una vacuna cada 10 segundos, en los pobres apenas una de cada 10 personas va a recibirla este año”. Y luego dan otra razón evidente y es que la epidemia puede hacerse endémica en los países sin vacuna, lo que generaría un reservorio del virus, que podría retornar inmediatamente una vez hubiera mutado.

En el lado opuesto, están quienes se oponen a que se suspendan las patentes de las vacunas. La industria farmacéutica es la que más ha alzado a voz en contra. Una de sus tesis es que para generar más y mejores medicamentos no hay nada como la competencia entre empresas. Además, alega que liberar patentes no solucionará los problemas de distribución de vacunas a corto plazo porque se necesitan medios y conocimientos técnicos muy específicos para producir estas vacunas. El pasado miércoles, en cuanto se anunció que EEUU cambiaba de opinión, las farmacéuticas cayeron en gran medida en la Bolsa de Wall Street.

Hay mucho dinero en juego. Pzifer obtuvo entre enero y marzo unos 3.500 millones de dólares con su vacuna. En el conjunto del año, espera ingresar unos 26.000 millones, teniendo en cuenta los contratos firmados hasta la fecha.

Expertos en derecho mercantil han explicado en Cope que sí hay instrumentos legales para liberar patentes. El problema - han recalcado - es que los estados que forman parte de la Organización Mundial del Comercio se tienen que poner de acuerdo. Y eso no es sencillo. Además, aunque se liberen, aún quedarían, al menos, dos problemas por solucionar: la fabricación y la distribución. Es un debate con muchos frentes abiertos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Maldini y Rubén Martín

Especial Eurocopa

Reproducir
Directo Maldini y Rubén Martín

Maldini y Rubén Martín

Especial Eurocopa

Escuchar