Boletín

Jon Uriarte: ''Otras patentes que España debería tener''

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:44

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas. Porque todo, hasta lo más serio, tiene su versión alternativa y, por qué no, surrealista. Sobre todo cuando la LINTERNA alumbra la actualidad y es Uriarte quien se encarga de seguir el haz de luz. Bueno, todo esto ha quedado muy bonito pero en realidad hace lo que le da la gana.

España registra un nuevo récord en solicitud de patentes. En eso somos punteros a nivel mundial, ¿pero en qué cosas podríamos tener patentes?, ¿qué hemos inventado? Jon Uriarte repasa algunas ideas españolas que merecen un aplauso.

No es la primera vez que creemos que España aparece en lo alto de la lista de inventores del planeta. Además la cosa viene de viejo y no siempre sale bien, pero por ilusión que no se diga. Un gran ejemplo de un fabuloso inventor era el abuelo de Gila. Inventar no es lo mismo que patentar. Lo que no consta por escrito se lo quedan otros. Inventos que otros firmaron como propios pudieron ser españoles, lo que pasa es que a veces no compensa.

Las comunidades que más patentes ha inventado a nivel Europeo han sido Cataluña, Madrid y País Vasco. Aunque no hay rincón de España que no haya presentado alguna patente. Para nosotros uno de los mejores inventos es el bocata. Una marca de refresco ya registró el calimocho, espera que una de alimentación no haga lo mismo con el bocata de ternera. Hay que decir que no debe ser fácil tener ideas y que te cueste tanta pasta conseguir la patente, porque es complejo y luego no te lo agradece. Imagina cómo se sentiría quién inventó el polvorón.

Otro día seguiremos con inventos y cosas que España debería patentar para seguir batiendo este récord, pero hoy nos quedamos con una. Y no es otra que la capacidad de decir dos cosas aparentemente opuestas en una misma frase.

Lo más