• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Jon Uriarte: ''Echamos una mano al juez Marchena con nuevas frases''

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:01

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas. Porque todo, hasta lo más serio, tiene su versión alternativa y, por qué no, surrealista. Sobre todo cuando la LINTERNA alumbra la actualidad y es Uriarte quien se encarga de seguir el haz de luz. Bueno, todo esto ha quedado muy bonito pero en realidad hace lo que le da la gana.

''Nos hace usted perder el tiempo''. No hay jornada en el juicio del procés sin una frase para la épica del juez Marchena. Casi todas abroncando a los acusados, testigos y abogados. Por todo esto hemos pensado que COPE te puede ayudar. Queremos echar una mano al juez Marchena a buscarle más frases.

Nuestro consejo al juez Marchena es que recurra a los grandes actores sensibles del cine, por ejemplo a un nombre de verbo florido como Steven Seagal. Y otro personaje de oratoria cargada de matices es Clint Eastwood. Da igual la escena o el momento que sea. Hay frases que lo mismo valen para reprender a un testigo que para detener a un quinqui.

No nos olvidamos de que en este caso se trata de un juicio en España, por lo que el lenguaje puede adquirir matices más campechanos. Si hay que hacer una parada para lo que sea, el juez Marchena alecciones a los acusados también en este momento.

Lo mismo podríamos decir de los recesos para comer, porque está sesiones son más largas que un día sin pan. Y hablando de pan, también el juez Marchena debería dejar alguna de sus frases para que se coma rápido y se coma bien. Creemos que ni Rambo aguantaría un interrogatorio bien formulado y con carácter. De hecho, proponemos que las frases secantes sea estudiadas en el colegio como asignatura obligada, porque se está perdiendo esa capacidad de diálogo sin matices que también funciona en su día.

Lo más