La investigadora que ha reducido los efectos del alzhéimer: “Todavía el salto a los humanos es muy grande”

Marta Cortés explica en COPE cómo han conseguido avanzar contra enfermedades neurodegenerativas con anticoagulantes

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 23:53

Un equipo de investigadores ha demostrado que el tratamiento con el fármaco dabigatrán, un anticoagulante oral de acción directa, retrasa en ratones la aparición de la enfermedad de Alzheimer. Los resultados se publican en la revista Journal of the American College of Cardiology (JACC) y, según sus responsables, abren la puerta a un posible futuro tratamiento para esta enfermedad.

Los investigadores han demostrado que, después de un año de tratamiento con dabigatrán, los animales no experimentaron pérdida de memoria ni disminución en la circulación cerebral. Uno de los investigadores detrás de este hallazgo es Marta Cortés, que ha explicado en La Linterna de COPE que están “muy contentos y esperanzados, pero teniendo mucha cautela, porque se ha probado en un modelo de ratón, y el salto a humano es muy grande”.

La investigadora asegura que se trajo a sus propios ratones desde Estados Unidos donde comenzó los primeros pasos del hallazgo. “Estos ratones con alzheimer tienen problemas de memoria similares a las personas enfermas con alzheimer, igualmente tienen problemas de riego sanguíneo, una disminución en la perfusión cerebral”, explica Cortés. “El cerebro necesita tener sangre constantemente, sino empieza a desgranarse y a morir”.

“Las neuronas mueren porque hay un componente vascular en un porcentaje importante. Los riesgos cardiovasculares, como el sedentarismo o el tabaco, están relacionadas con sufrir el Alzheimer y, tras unos estudios, vimos que había una tendencia a crear más coágulos sanguíneos”, aclara una de las investigadoras. Eso sí, solo debería a aplicarse a enfermos con síntomas procoagulantes.

En directo

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar