Psicólogo de eSports: "El videojuego no genera asesinos ni mata"

Hablamos en 'Herrera en COPE' con el psicólogo, Alejo García y el entrenador, Alvar Araneae del equipo profesional MAD Lions de eSports

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 11:30

A raíz del día Mundial de los videojuegos y del reciente tiroteo ocurrido en Estados Unidos en un campeonato profesional de eSports, hablamos en 'Herrera en COPE' con el psicólogo, Alejo García y el entrenador, Alvar Araneae del equipo profesional MAD Lions, para conocer cómo se trabaja el plano psicológico y si la utilización excesiva de los videojuegos influye en estas conductas. 

Alejo García, expsicólogo del Atlético de Madrid, ha aclarado que "el videojuego no genera asesinos ni mata", para él, eso "va un poco más en torno a la persona en concreto". Además, ha reconocido que "el buen uso es sano y puede promover desde el desarrollo de habilidades psicológicas a valores" que explica que en muchos casos los jugadores no tienen.

No obstante, ha reconocido que "se juntan dos cosas que han hecho como un cóctel explosivo. Probablemente ese chico tenga un desequilibrio psíquico y desdpués esta la política de armas" de Estados Unidos. También ha querido insistir en que este hecho "no es algo que se da en el séctor" y que en Estados Unidos suele ocurrir "en otros contextos como en colegios y centros comerciales". Para Alejo "hablamos de frustración, pero de fondo hay otros problemas".

Para su compañero y entrenador del equipo, Alvar Araneae, los equipos de eSports llevan el ámbito psicológico a "rajatabla" y se lo intentan inculcar a todos los jugadores. Para él, "el claro ejemplo es como hemos buscado a un psicólogo que haya tratado con categorías infantiles y superiores y que haya estado al máximo nivel". Ha reconocido que los eSports son como cualquier otro trabajo al que hay que dedicarle "entre 8 y 10 horas".

Sin embargo, reconoce que han tenido "reacciones de todo tipo", aunque "hasta la fecha" no ha presenciado ninguna violenta: "Hemos tenido reacciones polémicas, pero nunca ha llegado a la agresividad o al contacto físico".

Lo más