Manuel Almenar: “El Gobierno rectifica y defenderá a Llarena por la presión de jueces y de la ciudadanía”

El presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura celebra que el Gobierno haya dado marcha atrás y que asuma la defensa del juez Llarena en la denuncia interpuesta contra él por Puigdemont

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:27

Después de intensos días en los que se ha cuestionado el abandono por parte del Gobierno del juez Pablo Llarena ante los tribunales europeos, este domingo el Ejecutivo rectificaba y anunciaba que le arroparía poniendo en marcha "todos los mecanismos necesarios" para defender la soberanía jurisdiccional española en la demanda presentada contra él en Bélgica por el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y otros cuatro consejeros huidos. “Es una rectificación en toda regla, aunque hubiera sido deseable mayor claridad”,  ha advertido en 'Herrera en COPE' Manuel Almenar, presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM).

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA EN 'HERRERA EN COPE'

El presidente de la APM considera que el cambio de criterio del Gobierno que en principio se resistía a defender al magistrado ante la justicia belga, obedece a la “presión generada por asociaciones de jueces, fiscales y de todos los ciudadanos.

Precisamente durante el fin de semana distintas asociaciones de jueces y fiscales, así como los partidos políticos, se hayan pronunciado sobre este asunto, en su mayoría reclamando al Gobierno que asumiera la defensa de Llarena.

En su opinión “la decisión adoptada el pasado jueves entrañaba unos riesgos gravísimos para nuestro país ya que permitía que un juzgado de Primera Instancia belga cuestionara la forma de actuar de la jurisdicción española y pudiera declarar la responsabilidad de un juez español por actos ejercidos en el desarrollo de su función. Atenta contra los principios básicos de cualquier estado civilizado”.

Manuel Almenar considera que “desde el minuto uno los independentistas prófugos han intentado dinamitar el proceso penal y ha intentado internacionalizar esta cuestión”. Señala que “la demanda civil presentada ante la justicia belga se enmarcaba en el esta línea y además de ir dirigida contra una persona física encubría un claro fraude de ley porque no se pretendía cuestionar determinados actos del magistrado, sino desacreditar el trabajo de los jueces españoles a los que se les acusa a de falta de imparcialidad”.

Por último entiende que tras este nuevo anuncio, el juez Llarena “puede estar tranquilo”.

Lo más