La mujer de uno de los polícias heridos en Cataluña, en COPE: "El impacto le hizo perder el conocimiento"

Su marido fue golpeado con un objeto contundente, un adoquín o bola de hierro, en la cabeza

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:22

La esposa de uno de los policías nacionales ingresados en el Hospital Sagrado Corazón de Barcelona tras ser agredido en las protestas de los independentistas no puede ver las terribles imágenes de violencia que han azotado las calles de Cataluña en las últimas semanas. "Se me encoge el corazón cada vez que las veo", ha dicho en una entrevista este martes en "Herrera en COPE".

La mujer, que ha preferido no revelar su nombre, ha confirmado que "si todo va bien en las próximas horas" su marido recibirá el alta mañana. Su único deseo es restablecer la normalidad lo antes posible. Su marido fue herido en la cabeza "con un objeto contundente y grande". "No sabemos si fue una bola o un adoquín. El impacto le hizo perder el conocimiento y le tuvieron que rescatar sus compañeros", ha contado. Antes de este suceso, la misma tarde el policía fue herido en la mano con una botella rota. 

El policía asegura que "eran muchos y estaban muy radicalizados". "Cuando recobró el conocimiento me dijo que nunca había visto una brutalidad y una organización tan bestia. No lo veía como vandalismo, sino como terrorismo", ha dicho.

Finalmente, ha agradecido la visita de ayer de Sánchez al hospital y ha asegurado que los sanitarios - que ayer protestaron ante la visita del presidente gritando proclamas independentistas - no han manifestado ante ellos "ningún tipo de manifestación o de queja". "Al revés, hemos recibido regalos de gente anónima", ha concluido. 

600 personas han resultado heridas en las revueltas violencias en Cataluña, entre ellas un policía nacional que se encuentra muy grave y otras seis personas graves. De los 600 heridos, 289 son agentes de policía, 154 de ellos mossos y 134 policías nacionales y un guarda urbano.

Además, 199 personas han sido detenidas, de las cuales 30 han ingresado en prisión. 92 de ellos en Barcelona, 27 en Girona, 37 en Tarragona y 43 en Lleida.

Lo más