Bronca en COPE entre Susana, la guía turística aficionada, y los profesionales del sector

"A nosotros no nos han contratado en tu pueblo porque tú estabas allí" , le han afeado las asociaciones de guías turísticos en un desencuentro de alta temperatura en 'Herrera en COPE'

 

COPE.ES / AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:25

 Una guía turística amateur ha sido amenazada con tener que pagar una sanción de entre 100.000 y 600.000 euros por realizar visitas guiadas en la localidad castellonense de Vilafamés, municipio del que es oriunda. La mujer trabaja a través de la empresa española GuruWalk, una 'startup' que ofrece en internet tours basados en "propinas" por todo el mundo.

El requerimiento explica que se ha constatado que la guía "realizaba visitas guiadas al municipio" y oferta en Internet "servicios propios de la actividad profesional de guía de turismo de forma habitual en Vilafamés, Cabanes y Benlloch mediante precio". Pero, para realizar esta actividad retribuida, según la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana, se debe "obtener una habilitación como guía de turismo". Por ello, se le da un plazo de diez días hábiles para acreditar que dispone de esta autorización oficial o adopte medidas para "cesar de manera inmediata el ejercicio de la actividad y retirar la publicidad relacionada". Ejercer la actividad sin la habilitación está considerado como una "infracción muy grave", que será sancionada con multa desde 100.001 euros hasta 600.000, clausura del establecimiento o cese de la actividad o del servicio turístico.

Susana Meseguer reconoce que se quedó "helada" cuando vio la sanción a la que se enfrentaba. En una entrevista en 'Herrera en COPE', la joven ha dicho incluso que no dijo nada a su familia para no preocuparles. "Aunque ahora se han enterado por los medios", ha añadido. Susana no tiene miedo porque cree que se trata más de un apercibimiento que de una amenaza real. "He estado haciendo de guía aficionada durante cuatro meses. Me encanta el pueblo donde vivo. Es como una pequeña Toscana. Venía mucha gente al pueblo y, como solo hay una persona en la oficina de turismo y prácticamente nunca se pueden hacer visitas guiadas, decidí hacerlas yo", ha explicado.

Susana ha asegurado que no hay un interés económico detrás y que no quiere dedicarse a esta profesión. "Como mucho me he podido sacar 50 euros al mes. La gente me 'pagaba' invitándome a una cerveza o me daban cinco euros. Lo que me sacaba no me daba ni para comer ese día. Realmente, yo nunca me he querido dedicar a esto. Me aburriría. Yo he montado mi propio negocio, que es de bicicletas eléctricas".

Esta visión no es compartida por los profesionales del sector, y así se lo han hecho saber a Susana en una tensa conversación en 'Herrera en COPE'. Iván Llorca, presidente de la Asociación de guías oficiales de la Comunidad Valenciana, ha recordado que según una ley de 1997 no se puede ejercer en esta comunidad autonómas sin una acreditación. "Es un problema que llevamos arrastrando desde hace mucho tiempo. Por desconocimiento o falta de promoción de la normativa, mucha gente ejerce esta profesión pensando que no debe haber una acreditación. Y esto perjudica a este sector", ha asegurado. 

Julia Molina, vicepresidenta de la Asociación profesional de guías turísticos de Madrid, lamenta que en Madrid no exija ningún título, pero afea a Susana que se tome como un hobby algo de lo que viven muchas personas. "Para mí es una profesión muy seria e importante. Yo llevo cuarenta años ejerciendo, he tenido que examinarme en varias comunidades autónomas, tengo dos carreras universitarias... Y hay que dar un servicio fantástico al consumidor".  Iván ha añadido que Susana ha cobrado por ello, por poco que fuera, y le ha avisado: "A nosotros no nos han contratado en tu pueblo como guía turístico porque tú estabas allí" 

Lo más