Esto es lo que opina Herrera sobre el agrio desencuentro de Aznar con Rufián e Iglesias

El comunicador considera que el expresidente "está muy por encima de este par de cantamañanas"

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:18

 Catorce años después de dejar la Moncloa y de comparecer por última vez en el Congreso en otra comisión de investigación, la de los atentados del 11M, José María Aznar volvió este martes al Congreso de los Diputados para rendir cuentas de la corrupción en el PP, el partido que lideró durante dos décadas. Había mucha expectación por lo que pudiera decir el expresidente del Gobierno después de años de relativo silencio, alejado de los focos, de la primera línea política y de su propio partido y, como era de esperar, no decepcionó.  Fiel a su estilo, no eludió en ningún momento el "cuerpo a cuerpo" y no dudó en bajar a la arena para fajarse en agrios encontronazos con los portavoces de los grupos, que uno a uno le sometieron a un prolijo y larguísimo interrogatorio. Un Aznar "en estado puro" que pudo verse también en el durísimo "cara a cara" con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que suele aprovechar estas comparecencias para montar un "circo".  "Golpista", "sinvergüenza" o "señor de la guerra" fueron algunos de los apelativos que se dedicaron uno a otro en el interrogatorio.  Para el antiguo líder del PP, el partido de Rufián -ERC- es también una formación golpista "que quiere destruir el orden constitucional" y que apoya al Gobierno del PSOE, el mismo que vende "munición de precisión" al régimen de Arabia Saudí.

Y luego llegó Iglesias. El que quizá sea el antagonista de Aznar en el espectro político dudó de que el expresidente no conociera a Francisco Correa cuando, según ha denunciado, incluso pagó parte de la boda de El Escorial. Aznar, irónico, dijo que esa fue la boda de su hija, no la suya, y que, si la cuestión es hablar de cuestiones personales, él también le desea "lo mejor" después de unos meses difíciles tras el nacimiento de sus hijos prematuros. Después de los "buenos deseos", el expresidente del Gobierno reconoció su animadversión por Iglesias, "un peligro para las libertades y la democracia en España".

 

En su monólogo de este miércoles, Carlos Herrera no ha dudado en analizar estos tensos desencuentros y hacer las valoraciones oportunas. "Lo de las comisiones de investigación cursa inevitablemente con la afirmación permanente que hacemos cada vez que hay una comisión de investigación en el Congreso. Que no sirve de nada. Nada más que para el lucimiento de algunos vagos. Para la performance de algunos que van a soltar frasecitas. Que creen que efectivamente la política es colocar en Twitter algún mensajito. Para los rufianes, para los iglesias", ha empezado Herrera.

"Ayer comparecía José María Aznar para un asunto que está en varios juzgados. La caja B del PP de la que nadie se cree que él no conociera nada, eso es evidente. Aunque no estuviera a lo mejor él en esos asuntos. Pero lo importante de la Comisión de ayer en el Congreso es que Aznar le pone de los nervios a estos de la extrema izquierda. Que no pudieron debatir con él en el Congreso cuando era presidente y han dicho: 'es nuestra oportunidad de decir que es el gran Satán'. Claro, han de tener cuidado porque parlamentariamente Aznar está muy por encima de este par de cantamañanas. Y cuando se enfada es temible. Es un tipo duro de pelar que no defraudó. Le prepararon una encerrona y salió de esa encerrona dando un repaso... entre otros a Iglesias. Ya digo que van a soltar frasecitas, para quedar bien ante la pequeña posteridad de un tweet. Luego recibe la que reciben. Le quitó el titular Aznar a Iglesias: 'Usted es un peligro para la democracia y las libertades'. Ha dicho que quiere volver cuando se lo pidan, que se lo pasó muy bien. La verdad es que fue Aznar en estado puro" 

ESCUCHA EL MONÓLOGO COMPLETO DE CARLOS HERRERA DE ESTE MIÉRCOLES

 

Lo más