'HERRERA EN COPE'

El desgarrador testimonio de Carlos, víctima del 17-A: “Los que no morimos ese día, estamos muertos en vida”

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:27

Carlos es un colombiano que aquel fatídico 17 de agosto  salvó su vida por los pelos. Carlos se encontraba justo al lado de uno de los kioskos que fue arrollado por la furgoneta que se llevó por delante a 14 personas en el atentado de Barcelona.

"Me dirigía por La Rambla para enviar un giro con dinero a mis hijas en Colombia, pero no alcancé a llegar. Me detuve dos minutos en el camino cuando escuché un sonido que me recordó al juego de los bolos, la gente se puso a gritar, no entendía nada”. Fue entonces cuando Carlos vio una furgoneta que se le venía encima “me tiré hacia un lado donde estaba uno de los kioskos, con la mala fortuna de que el vehículo chocó contra él y parte de la estructura se me vino encima. Cuando levanté la mirada vi en la gente tirada, muerta”, relata desconsolado.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA DE 'HERRERA EN COPE'

Recuerda Carlos que su reacción cuando se le vino el kiosko encima fue protegerse levantando el brazo derecho lo que le provocó una luxación en el codo y en el hombro.

Lesiones de las que aún hoy en día se resiente,  “Voy a terapia psicológica y la movilidad del brazo la tengo limitada. Un forense determinó que tengo entre el 20 y el 25% del brazo perdido. Estuve con terapias unos seis meses, pero el brazo no da más, no lo puedo levantar" .

Asegura que desde aquel momento su vida “cambió para mal”. "Tengo dos hijas en Colombia que dependen económicamente de mi. Desde aquel día me quedé sin trabajo, con lo del brazo no puedo hacer prácticamente nada”. “Los que no morimos ese día estamos muertos en vida”, lamenta emocionado.

“Hoy es un día para estar unidos”

Carlos pide en nombre de las víctimas que no se politicen los actos de homenaje y que no haya conflicto en si está el Rey o el presidente del Gobierno porque insiste en que “hoy es un día para estar unidos”.

Por último, ha criticado la falta de ayudas a las víctimas del terrorismo. Explica que “aunque aporté toda la documentación e informes médicos, el Ministerio reconoció que estaba ahí pero que no fui víctima, lo único que puedo pedir es una indemnización por los daños en el brazo y reclamar una medalla firmada por el Rey. En estos casos deberían hacer algo más”.

 

Etiquetas

Lo más