COPE

"Ahí es cuando se empieza a poner nervioso": así fue el interrogatorio al joven de Malasaña

Nacho Abad ha explicado cómo la Policía resolvió el falso crimen homófobo de Malasaña

Audio

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:46

Nacho Abad ha explicado en 'Herrera en COPE' los pasos que dio la policía para resolver el falso crimen homófobo de Malasaña. Como ha relatado el periodista, los investigadores dudaron de la versión del joven desde el primer momento: “Desde el principio se disparan todas las alarmas. Él dice que a las 17.15 del domingo, en Malasaña, en el centro de la capital, un barrio con permanente vida, le asaltan ocho encapuchados, en verano, con sudaderas blancas, como si fueran un equipo de fútbol, todos con la misma capucha y que le meten en un portal. Ya la hora y la vestimenta del grupo mosquea a la policía”.

El relato de los hechos que dio el joven no cuadraba a los agentes, que encontraron múltiples incoherencias: “Le meten dentro del portal, le graban en los dos glúteos una palabra homófoba, pero cuando cuando te graban en los glúteos siete letras, hay sangre y hay gritos. Y ahí no había ni sangre ni gritos”.

Según la versión del joven fue una mujer de avanzada edad la que interrumpió el ataque homófobo. Sin embargo, los agentes fueron incapaces de encontrar a la que hubiera sido una testigo clave: “Una mujer mayor pasa por la calle, golpea el cristal y los ocho individuos salen corriendo. Con todo el lío que se ha montado, la policía no encontraba a la señora por ningún lado”.

Al no encontrar a la testigo en cuestión, los agentes empezaron a seguir otras líneas de investigación, pero en ninguna había rastro de los presuntos agresores: “La policía empieza a mirar en las cámaras, a buscar testigos, a mirar en las papeleras por si encontraban el cuchillo. Nada”.

El relato de los hechos estaba lleno de incoherencias, que se pusieron de manifiesto cuando los agentes hablaron con los sanitarios que habían atendido las heridas de la víctima: “Cuando van a la Fundación Jiménez Díaz te encuentras con que el chico dijo a los médicos que le asaltaron a las 18.30 y no a las 17.15. Y que sí había gritado. Había muchísimas contradicciones. La policía sospechaba desde el primer momento. Pero la policía no puede cuestionar el testimonio de una víctima de forma pública, tiene que trabajar, porque a veces han pasado cosas muy raras”.

El interrogatorio en el que el joven se derrumba

En ese momento, los agentes deciden pedirle al joven que comparta con ellos la información que tiene en su teléfono móvil: “Le dicen que les dé el teléfono para que lo analicen y vaciar su contenido. Y le dicen: '¿Con quién estuviste antes?' Y ahí es cuando se empieza a poner nervioso. Y le dicen: 'Te vamos a estudiar el geoposicionamiento, vamos a ver si tienes alguna amenaza, las conversaciones que has tenido' y ahí es cuando se acaba derrumbando y reconoce que se ha inventado absolutamente todo”.

En ese momento aflora la verdad de los hechos: el chico se inventó la agresión para ocultar una infidelidad: “La idea que tiene la policía es que el chaval tuvo una relación sexual consentida con algún tipo de juego sadomaso en el que le graban esa palabra en los glúteos y no sabe qué decirle a su novio”.

Nacho Abad ha tranquilizado a las personas que viven en el barrio. No hay ninguna banda homófoba que temer: “No hay ninguna banda en Malasaña que se dedique a dar palizas. Él reconoce a la Policía que siempre se ha sentido muy seguro y libre en el barrio”.

El periodista ha avisado, eso sí, de los peligros que conlleva el inventarse crímenes así, que pueden desencadenar un efecto imitación: “A mí lo que me preocupa es que en estos tipos de delitos hay mucho efecto imitación, y puede haber grupos de imbéciles que salgan a hacer esto”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar