Herrera: "La tesis de Sánchez es un bodrio, un churrete... Y está escrita por turiferarios"

El comunicador cree que el trabajo de doctorado del presidente es el síntoma de que este gobierno es una banda 

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 10:03

 

Es viernes, 14 de septiembre del 2018. Como aquel que dice, ya estamos a la vuelta del fin de semana. Ya hemos cargado la primera mitad de este mes y nos quedarán tres para llegar a las uvas. Sólo tres. Parecen nada, pero pueden hacerse muy largos si estás sometido a un continuo y permanente escrutinio por parte de la opinión pública. Pueden ser una auténtica tortura. Y veremos el alcance de la noticia de ayer, que es la tesis de Sánchez. Vamos a llamarla así. 

Lo que estamos es en dilucidar si son galgos o podencos. En que Moncloa exhibe la prueba del pañuelo. Es decir, exhibe una nota en la que dice que la tesis del presidente supera ampliamente los softwares de coincidencias. Que son unos programas donde tú metes un texto y te dice de dónde has sacado cada una de las de las frases. Los plagios, efectivamente, se producen de manera textual o no de manera textual. Se producen plagios en mosaico y auto plagios, que son las características de esta tesis que puede costarle o no disgustos a Pedro Sánchez. Pero es una estafa. Está lleno de irregularidades. Hoy publica el diario ABC nuevos datos acerca del director de la Universidad Camilo José Cela, que publicó con Pedro Sánchez dos artículos científicos en 2012 que fueron volcados en la tesis del presidente del Gobierno copiados y pegados sin cita alguna. OK Diario informa de que un miembro del Tribunal y la jefa de su doctorado escribieron con él un capítulo de las tesis. Y luego cien y un detalles sobre una tesis que debe ser un producto de excelencia y original. Además, Pedro Sánchez se presenta con el título de Doctor a las primarias del PSOE. Ahora sabemos que Sánchez tenía motivos para esconderla. Porque las trampas, los corta-pega, las irregularidades... por más que superen determinados baremos o no, existen. 

 

Sánchez no tenía más remedio que hacer pública la tesis porque a partir de ahora se va a mirar con coma para llegar a la conclusión de si es una tesis original o no es una tesis original. De momento, digamos que obtuvo el doctorado con ayudas. Con retales, con artículos, con documentación ajena. Algunos le piden la dimisión a Pedro Sánchez. Pero este es un buscavidas. No es tan fácil derribarlo. Le puedes dar un jaque, pero un jaque mate es mucho más difícil. Éste es el que iba a regenerar la vida política y resulta que acusaba a los demás teniendo en casa una tesis en las que había plagios literales, plagios en mosaico y auto plagios. No pasa nada por hacer una tesis mala. Efectivamente, se puede hacer una tesis mala y ser un buen gobernante. Pero una tesis es un trabajo original que cuesta muchos años de trabajo y que es un trabajo de excelencia.  Su tesis es un bodrio, es un churrete... Está escrita por turiferarios. Es un refrito de textos administrativos y luego, además, está calificada como cum laude por un tribunal llamémoslo peculiar. Hoy informa la prensa que este peculiar tribunal no es el tribunal de excelencia que se requiere para la calificación de una tesis. Acababan de conseguir el doctorado algunos el año anterior. ¿Estamos ante una estafa intelectual? ¿No lo estamos?

En cualquier caso, este gobierno en 100 días ha llegado a unas cotas de descrédito y de incompetencia... que hacen pensar que más que un gobierno esto es una banda. Pero no solo por la tesis. La tesis es el síntoma o el símbolo. Un gobierno que tiene dos ministros cesados en 100 días. Un presidente del Gobierno mintiendo en sede parlamentaria cuando dijo que la tesis estaba en la red, en Teseo. No era cierto, sólo estaba la ficha. Una tesis organizada por diversos amigos. Un gobierno que cae en contradicciones y en rectificaciones: la última, la de las bombas de Arabia Saudí. Finalmente han tenido que torcer la mano de la ministra de Defensa, que ha tenido que cambiar las bombas ya pagadas. Un acuerdo al que se había llegado años atrás y que ella no quería cumplir porque iba a matar a yemeníes. Entonces no vendamos a nadie más bombas porque siempre matarán a alguien. Ella, esa ministra, que no previó las consecuencias que eso podría tener en sectores muy sensibles como el trabajo y el empleo en la Bahía de Cádiz. El descrédito que deja un gobierno, como el español, que en función de que gobierno haya cumple o no cumple sus contratos. Y un gobierno que no informa de algo tan importante. Cuando hay una rectificación ahora resulta que ya no mata yemeníes, porque es una bomba de precisión láser como dijo Borrell. Y como ésta, otras tantas. Con propuestas de sainete. Un ejemplo de adanismo absolutamente insoportable es el decreto ley que han aprobado para sacar a Franco del Valle de los Caídos. Dando voces ayer Carmen Calvo por el Congreso "que tesis ni tesis. Esta es la noticia más importante de la democracia" ¿Pero de verdad se lo cree?   

Un gobierno que quiere expandir el gasto, que quiere meterle la mano en el bolsillo aumentando impuestos. Que está apoyado en su minoría por excrecencias políticas como etarras, independentistas racistoides y compañía... ¿Eso es un gobierno o es una banda?

 

Lo más