Herrera: "Sánchez preside un Gobierno contra el Estado porque le sobran las instituciones y las leyes"

El Supremo le retira el acta de diputado a Torra, pero el presidente catalán dice que no acatará su relevo

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 10:19

Vídeo

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Se ha ido Gloria, pero deja una patita todavía. El tiempo se ha complicado, se ha traslado ese tiempo complicado a Andalucía Occidental, al oeste del Sistema Central, especialmente Extremadura, lluvias fuertes, persistentes, y temperaturas que no van a experimentar grandes cambios.

Miren, cuentan que Steve Bannon, el asesor áurico de Donald Trump,  que una vez explicó que la base de su estrategia política era inundar la zona, lo que llamaban 'flooding the zone'. Para ser más precisos lo que dijo fue inundarla de mierda, es decir, acumular escándalo tras escándalo, noticia después de otra noticia, ruido tras ruido, de forma que el debate político se satura y entonces se pierde la capacidad para distinguir lo correcto de lo que no es correcto. En virtud de ese sistema ya no se pretende buscar el consenso sobre ningún asunto. No, no, se trata de hacer imposible el consenso, no se busca una narrativa consistente y ganadora, no. Lo que se busca es desorientar a la audiencia con una avalancha de información imposible de digerir. Es una estrategia revolucionaria en política. No es edificante, pero funciona. Y alguien en Moncloa parece seguir la estrategia de Bannon al pie de la letra.

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL DE HERRERA

Fíjense ustedes la cantidad de deposiciones que hemos tenido en un mes. En el debate de investidura ataques al Rey, a la justicia por parte de los socios del gobierno, el candidato a ni una palabra en su defensa; luego Sánchez abogada por desjudicializar la situación en Cataluña, que es como politizar la justicia; luego anuncian una mesa de negociación con Torra, admiten la disposición a negociar con el gobierno de Cataluña la autodeterminación con una consulta; inmediatamente nombran a Dolores Delgado como fiscal general del Estado, que es una decisión sin precedentes que liquida cualquier atisbo de imparcialidad del Ministerio Público; y luego montan, anuncian una reforma express del delito de sedición, que es la fórmula para darle a los independentistas la amnistía que venían reclamando, y utilizan, además, argumentos arteros, espurios, mentirosos. "Es que en Europa esto se contempla de otra manera". No, eso es mentira.

Hoy pública ABC, lo aconsejo, un interesante compendio de cómo se ven estos delitos en Europa. En Alemania se paga hasta con cadena perpetua, en Italia más de 12 años, en Francia hasta 15 años, en Gran Bretaña existe el delito de traición, le llamarán de otra manera, ya le digo, a los delitos, pero la base más o menos es exactamente lo mismo, lo que ha llevado a estos a la cárcel.

Bueno, pues nada de eso dijo Sánchez en su campaña electoral ni en los debates ni en la sesión de investidura ni en los acuerdos públicos. Mentir y mentir tanto y de una manera tan abrumadoramente cínica que es desolador para quien quiera mantener algo de confianza en la política porque desmoraliza saber que nada de lo que diga el presidente de tu país puede ser tenido en consideración porque lo que la valided de sus palabras dura exactamente lo que tarda en pronunciarlas.

Fíjense lo que dijo ayer Emiliano García-Page, el presidente de Castilla-La Mancha, algún día algún día habrá que llevar al Código Penal hacer lo contrario de lo que se promete. Y también es  muy grave blanquear públicamente a delincuentes solo porque necesita sus votos para estar en el gobierno, pero aún es peor que para hacerlo tengas que denigrar las leyes, las instituciones democráticas, decir que tenemos una justicia obsoleta, que los tribunales europeos han corregido los españoles... Todo es mentira. 

Todos los pasos que está dando Sánchez no es que le lleven a romper con la oposición, no, es que lo que llevan a un enfrentamiento con el Poder Judicial, que es independiente, no se somete a sus designios ni a sus intereses políticos porque Sánchez, le recuerdo, tiene 120 diputados y preside un Gobierno contra el Estado porque le sobra el Estado, la unidad, las instituciones, las leyes. Y en contra de lo que dijo también ayer Emiliano García-Page está dispuesto a mercadear con  el Código Penal y con lo que haga falta. 

Ayer supimos que el señor Torra quedaba inhabilitado, como diputado. No supone, la verdad que es  un debate jurídico que, en fin, habrá que esperar que los que saben de esas cosas dictaminen. No se sabe si eso supone que tenga que dejar de ser presidente, pero sí diputado. La Junta Electoral ha dado al Parlamento, además, 48 horas para que concrete el nombre del sustituto deTorra.

¿Y Torra qué ha hecho? Desafiar al tribunal diciendo que sigue siendo diputado y presidente y que, bueno, en fin, es una forma de presionar a Esquerra también. El Parlamento catalán lo preside un tío de Esquerra, Torrent, que hasta ahora ha hecho muchos aspavientos, pero siempre ha acabado acatando las sentencias que porque nadie quiere acabar como mi Mari Carmen Forcadell por mucho que este gobierno esté tratando de sacar a una de caballo la amnistía que le reclaman los socios.

Y otra cuestión es si Torra cumple su amenaza de disolver el Parlamento o no. Ya veríamos. ¿Qué dice Sánchez a todo eso? Hoy no toca hablar de eso. No toca hablar de eso. 

El Gobierno de España no se reúne con Guaió, pero si se reúne con el gobierno de Chávez. En plena polémica por la negativa de Sánchez a hacer lo que han hecho numerosos mandatarios occidentales, Merkel, Johnson, Borrell, en fin, Ábalos, el ministro Ábalos se mete de madrugada en el avión de la vicepresidenta venezolana Delcy Rodrígue, que es un personaje sancionado por la Unión Europea, es la mano derecha de Maduro, un personaje que tiene prohibido pisar suelo europeo.

¿Para qué? ¿Para qué esta hora y media? ¿Qué es lo que se le perdía en ese avión? Él con esas maneras que tiene, despreciando que se le quiera controlar o que se le quiera preguntar o que se quiera saber. Un ministro del Gobierno de España metiéndose en el avión de la vicepresidenta de un narco-régimen que tiene prohibida su visita a Europa.

¿Qué era de tanto interés para estar hora y media? ¿Hablar de la investigación en curso sobre las comisiones ilegales que cobraba el embajador español en Caracas? El embajador de Rodríguez Zapatero, el señor Morodo. ¿Qué era exactamente? ¿De qué? ¿De Turismo? Él dice: "No, yo subí a un avión pues porque allí estaba el ministro de Turismo que es amigo mío". Claro, eso. No era el Ábalos ministro, era el Ábalos amigo. Esto lo adelanta Vozpópuli, lo adelantó ayer, y es interesante el editorial de el Diario de Cacho.

Bueno, y Guaidó viene a  España y será recibido por la ministra de Exteriores y por el alcalde de Madrid. Hará un acto con los venezolanos que viven en España, pero no le recibe el señor Sánchez, que está en otras cosas, entre otros, en contestar o no solivianta a Podemos, que no quiere que se reciba a Guaido porque Podemos forma parte de la complicidad del germen de ese narco-régimen durante mucho tiempo.

Y mientras a denigrar a los tribunales, a la justicia, a la Junta Electoral. Fíjense que la Junta Electoral viene siendo denigrada por los afectados en sus decisiones sea Torra, Sánchez. Dicen, es que es un órgano administrativo como si eso fuera menos o sus decisiones no fuesen relevantes. Conviene recordar que es un órganos que componen jueces del Tribunal Supremo y que en España nadie se atreve a discutir la jerarquía de otras instancias administrativas. Mire la Agencia Tributaria, por ejemplo. Llama la atención que ese tipo de cosas, además, salga de un gobierno en el que está nada menos la primera mujer que presidió una Sala de lo Contencioso-Administrativo.

Audio

 

Lo más

En directo

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera y Jon Uriarte

Reproducir

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera y Jon Uriarte

Escuchar