Boletín

Herrera: "La debilidad mental de Torra llega a límites escandalosos"

Los Mossos tienen hasta este viernes a las 15 horas para quitar los símbolos independentistas

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10:36

Audio

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Toda la alegría que me entra se la traslado a ustedes y, en realidad, soy incapaz de verbalizarla de tanto como eso. A pesar de que sea viernes, fíjense, a pesar de ser este día malaje, malajón, -los viernes son siempre, ¿verdad?-, eso de dejar la semana laboral y meterse en la piscina de un fin de semana... Todo el día agarrado al borde. No, qué quieren que les diga.

Hoy suben las temperaturas. Hará viento en el Estrecho, islas occidentales de Canarias y así. Hablando de islas, Gran Bretaña. Hoy hay un chiste, una viñeta de Ricardo en el diario 'El Mundo', que resume bien la situación, ¿no? Theresa May, Mildred, lleva un lazo amarillo, ¿no? Y le preguntan: “Usted, ¿por qué pide la libertad de los presos catalanes?” Y ella contesta: “Significa eso? Yo es que pensé que representaba a políticos desbordados por conflictos territoriales absurdos”. Y es verdad.

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL COMPLETO DE HERRERA

El Brexit, luego analizamos el otro, pero el Brexit es un conflicto absurdo que ha llegado a ese grado de fuerza en el nudo. ¿Saben ustedes esos nudos de los zapatos que cuesta muchísimo deshacer porque se ha cerrado con fuerza? Exactamente eso es el Brexit. Es un nudo que se hace por culpa de un individuo que se llama Cameron, que el resto de su vida va a tener que pasarla explicando la decisión que tomó frívola de someter a referéndum la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

Y le salió mal. Y ahora esto... Todo esto viene de aquello. Y ahora todo esto tiene que solucionarse y no se ponen de acuerdo los británicos en cómo hacerlo. Y el problema es que hay un hastío internacional. Hay hastío en Alemania, en Bruselas, en España, con un ojo puesto, claro, en lo que perdemos todos con la salida de Reino Unido, que será todo lo que ustedes quieran pero es un gran país. Desde luego, el que peor lo va a pasar va a ser el Reino Unido, pero cuidado que los demás también nos llevamos nuestra parte.

Bueno, esta noche los líderes de la Unión Europea no han ocultado el hartazgo que les provoca el Reino Unido. Y hoy falta una semana para que teóricamente abandone la Unión Europea. Es el viernes 29 de marzo. Los 27 países de la Unión han llegado a una decisión en el Consejo Europeo. Está bien. Le concedemos una prórroga pero con condiciones. La prórroga no va a ser hasta el 30 de junio, sino hasta el 22 de mayo. Y aquí la Unión Europea hace como los padres cuando guardamos en la nevera la verdura que el niño no se quería comer. Es decir, si no, no te preocupes que te lo vas a comer esta noche o mañana o te lo pongo en el bocadillo y tú te lo vas a comer.

Pues Londres va a tener que aprobar el plan que ya rechazó. Es decir, se van a tener que comer la verdura recalentada. Y de no aceptar esas condiciones le dan otra opción: una prórroga hasta el 12 de abril para que decidan si celebran elecciones europeas. Eso sería un ridículo espantoso para la orgullosa Britania porque entonces ya es una prórroga larga del Brexit. De lo contrario, aquí no hay más cera que la que arde.

Y otro que ya no da más de sí es el separatismo catalan porque ya hay hasta consejeros del Gobierno de la Generalidad que, claro, fuera de micrófono reconocen el malestar por el choteo que se trae Quim Torra porque, además, es un choteo que es absolutamente estéril. Absolutamente estéril. A las 5 de la tarde ayer se reunía la Junta Electoral Central para hablar del toreo de Torra. Una hora muy taurina. Horas antes, como saben, el vodevil separatista había hecho cumbre cuando en el balcón de la Generalidad colgaron una pancarta con el mismo lema, hablando de presos políticos, de exiliados con una diferencia mínima, en lugar del lazo amarillo había uno blanco tachado con una raya roja.

El cachondeo es tan grande que ni se ha molestado en quitar el original, así que cuando hay viento lo que pasa es que se ve debajo el lazo amarillo. Así que la Junta Electoral ha optado por responder con todo lo que tiene a su alcance: expediente sancionador, llevar el caso a la Fiscalía y ordenar a los Mossos que tienen hasta las 3 de la tarde para retirar de todos los edificios oficiales pancartas y símbolos separatistas.

No esperen esa misma contundencia en el Gobierno. La Moncloa está silbando. En Moncloa están bochornosamente callados todos. ¿Por qué? Bueno, tampoco es muy difícil de saberlo porque igual mañana necesitan a estos tíos y tías para formar gobierno en función de con qué diferencia gana Pedro Sánchez, que ya saben ustedes, muchos somos o algunos somos de la opinión que va a ganar. Que va a ganar con la suficiente holgura para poder gobernar siempre con algún apoyo externo, no por sí solo. Podemos, o lo que quede de Podemos, ya veremos lo que hace. Y estos, los de la pancarta, pues ya veremos también lo que hacen.

Podemos, por cierto, está preparando la vuelta del hombre, la vuelta del líder, la vuelta de Pablo. Y mientras tanto, van espidiendo trabajadores con la mínima indemnización posible. Es fantásticos esto. Van a llegar a llegar muchos autobuses desde varios puntos de España a Madrid cargados de gente, como dice él, para celebrar la vuelta de él, el líder de Podemos, después del sacrificio de la baja de paternidad. Y han hecho limpia de errejonistas. Entonces han despedido a 10 trabajadores, todos del entorno de Errejón, y solo les ha dado 20 días por año a los trabajadores. Es decir, han aplicado la indemnización mínima que recoge la reforma laboral de Mariano Rajoy porque a los que purgaron en 2017, les dieron 32 días. Ahora 20 . Mcho criticar la reforma laboral de Rajoy pero luego... Hombre, cuando se trata de lo nuestro ya se sabe que esa es otra cosa.

Bueno, ayer en el juicio del procés más guardias civiles desmontaron la versión de los acusados y demostraron que la Declaración de Independencia iba en serio. Ese argumento que daban los acusados de que nosotros no pretendíamos, era simplemente una declaración política, era una forma de contentar literariamente a nuestras bases, era una performance, etcétera, etcétera, etcétera. Todo eso es mentira. Era un desastre porque no tenían preparado, evidentemente, nada para el desarrollo de esa república.

Vídeo

 

Hombre, sí, Puigdemont le había pedido 11 millones a los chinos, pero los chinos pusieron cara de chino y dijeron: “Oiga, ¿pero qué me está contando?” Pero ellos, los guardias civiles, han ido contando todo lo que iban encontrando en despachos, en registros... Y, oigan, eso no era una simple declaración política para contentar a las bases. Eso era el intento de poner en marcha, efectivamente, una república fraudulenta demostrando, además, que el infantilismo, la debilidad mental de individuos como Torra o Puigdemont llega a límites absolutamente escandalosos.

Lo más