Naranjo III: "Pedro Sánchez le debe su puesto al PSOE andaluz y ésta es la prueba"

Antonio Naranjo precede a la tertulia de Carlos Herrera clavando la actualidad con los temas más mordaces, humanos, ácidos e incluso cómicos del día.

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:12

¿O ERES O INVESTIDURA, COMO VENGO DICIENDO NO?

 Un clavo para Sánchez por los ERES, para empezar, por un hecho insólito: 24 horas después de que se conociera la mayor condena por corrupción de la historia de España, no le ha dado la gana comparecer ni dar la más mínima explicación. Algo grave en cualquier dirigente, pero especialmente en uno que decía cosas como ésta a su rival, Mariano Rajoy.

Pues bien, la misma persona que exigía estas cosas ahora no se somete al control de las Cámaras, no ofrece ruedas de prensa con preguntas y solo se deja entrevistar por aquellos que debieron sacar dos carreras: la de Periodismo, claro, pero también la de masajista.

EL SEGUNDO CLAVO DEL DÍA

Un clavo pedagógico y muy ilustrativo de hasta qué punto Pedro Sánchez, que ahora se hace el longui, le debe todo al PSOE andaluz. He aquí las pruebas de por qué llegó a la secretaría general gracias a las Susanas Díaz, Griñanes y Chaves: cuando era un completo desconocido, allí le dieron 14.389 avales para ganarle a Eduardo Madina, el candidato de Rubalcaba, que solo logró 2.600. Y aquellas Primarias de 2014 que le dieron a conocer al gran público, las ganó por apenas 15.000 votos de diferencia. El 73% de esa diferencia vino de Andalucía. ¿Qué es eso de que ahora este escándalo no tiene nada que ver con usted, señor secretario general del PSOE?

Y EL TERCER CLAVO

Un último clavo para el Banco de España y para todos esos que van anunciando que las pensiones bajarán y que habrá que currar poco menos que hasta los ciento y pico años para empezar a cobrarla. Vale, de acuerdo, lo tendremos que aceptar si no queda otra. Pero con una condición: primero acaban con la sobrepoblación de chiringuitos, canongías, convenios abusivos y prejubilaciones en la Administración Pública. Y luego ya, si no llega, aceptamos pulpo como animal de compañía.

Lo más