Luis del Val: "Palabra de Sánchez: "Si quiero se lo digo 5 o 20 veces, con Bildu no vamos a pactar""

Recuerda, además el profesor, que "al 99,5% de los españoles le trae sin cuidado que la rebaja de las penas de sedición sea prioritario"

Audio

 

Luis del Val

Colaborador

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:50

Queridas niñas, queridos niños (empleo el lenguaje inclusivo para que no se enfaden en la Conseja de Ministras) todo es normal. Es completamente normal que un asunto, al que el 99,5% de los españoles le traía sin cuidado, tal que la rebaja de las penas de sedición, se convierta en un asunto prioritario del Gobierno. Mira que me muevo y hablo con gente. Que si una charla en Sevilla, que si me voy con Chencho Arias a Zaragoza a presentar su libro, que si me acerco a una mesa redonda a Valladolid, y hablo con editores, camareros, libreros, taxistas, compañeros de Prensa, que están al tanto de lo que ocurre en sus ciudades, profesores de universidad, alumnos, y en el último año, nadie, absolutamente nadie, me ha mostrado la más mínima referencia a su desasosiego por la rebaja de penas del Código Penal por los delitos de sedición. Nadie. Más aún: le encargan a Tezanos una encuesta para que salga como una de las preocupaciones prioritarias de los españoles la rebaja de penas por delito de sedición -y mira que Tezanos es capaz de cualquier cosa- y estoy seguro de que, ni siquiera llevando los encuestadores la ayuda de torturadores profesionales para arrancar confesiones inéditas, podrían lograr el más mínimo porcentaje. Nada. Repasen sus últimas conversaciones con canarios, andaluces, cántabros o murcianos amenazados por el 155, y no encontrarán la más leve referencia. Recuerden en qué cena, en qué reunión, en que charleta laboral, más aún en qué lugar de Tortosa o de San Sebastián ha notado usted una inquietud repentina sobre la rebaja de las penas de sedición. 

Pero esto, queridas niñas, queridos niños, es normal, cuando el presidente del Gobierno, en lugar de ocuparse de los asuntos que preocupan a los españoles que representa, se preocupa de los asuntos que favorecen sus intereses personales.

Ayer, tras la Conseja de Ministras, le preguntaron a la ministra de Asuntos Exteriores si, tras la orden de búsqueda y captura en Europa sobre el Prófugo de la Justicia, Puigdemont, le parecía bien que durmiera en las embajadas catalanas, que ella ha permitido que se abran, mientras los jueces las cierran, y la ministra, entre balbuceante y dubitativa, dijo que le parecía normal. Queridas niñas, queridos niños, mientras la Unión Europea ordena que una comisión se interese por los cerca de 400 crímenes de ETA cuyos asesinos son todavía desconocidos, en Navarra los socialistas pactan con el club de fans de los asesinos para aprobar los presupuestos. Como recuerda Santiago Gonzalez en su artículo de El Mundo, hace poco aseguró Pedro Sánchez en la televisión navarra: “Le estoy diciendo que con Bildu no vamos a pactar. Si quiere se lo digo 5 veces o 20 durante la entrevista. Se lo repito, con Bildu no vamos a pactar”. Palabra de Sánchez. Es normal, queridas niñas, queridos niños, como es normal que en las casas de prostitución se comercie con la lujuria, o que en algunos bares haya borrachos y alcohólicos, o como es absolutamente normal que en las alcantarillas los desechos orgánicos expelan un olor nauseabundo. Y ahí estamos. Disfrutando de la normalidad. 

En directo

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar