Los datos que desmontan el Madrid ‘ideal’ de Manuela Carmena

Javier Negre dedica el Informe Negre de esta semana a la alcaldesa saliente de Madrid, Manuel Carmena.

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 18 jun 2019

Javier Negre dedica su Informe a la gestión de la alcaldesa saliente de Madrid, Manuela Carmena. Para ello ofrece datos y testimonios de personas que desmontan ese Madrid ideal de Carmena que han tratado de vender estos días desde determinados ámbitos. Su herencia ha sido más pobre de lo que nos han contado. 

Negre comienza por el hecho de que el Ayuntamiento de Madrid estos cuatro años no ha ejecutado todas las inversiones que estaban presupuestadas. Durante el mandato de Botella, el grado de ejecución presupuestaria estuvo por encima del 70% y en el caso de Carmena por debajo del 50%. En el caso de la operación asfalto sólo se ha ejecutado el 57%. Ha quedado pendiente obras importantes y prometidas como el Nudo Norte, Plaza de España, el Mercado de Legazpi, las factorías industriales de Villaverde y de Vallecas, 12 Aparcamientos disuasorios, 8 polideportivos, 7 bibliotecas prometidas y 11 centros de mayores.

Carmena tampoco ha cumplido su promesa electoral de paralizar los desahucios. Y no la cumplido porque no podía. Fue una falsa promesa electoral que ha cabreado a muchos de sus votantes que le han retirado su apoyo en los barrios más humildes y han provocado el cambio de Gobierno. Desde la llegada de Carmena ha habido más de 13.000 desahucios. Le organizaron hasta un escrache.

También Carmena prometió construir 4.200 viviendas públicas durante su mandato y ellos mismos han admitido que sólo han construido 63. La lista de espera para acceder a una vivienda social ha pasado de 7.000 personas a 30.000 a día de hoy. Y claro a eso se ha unido que desde que gobierna Carmena el precio de venta de las viviendas ha subido un 37% y el del alquiler un 34%.

Estos datos han hecho que también se haya disparado la okupación. Durante los años de gobierno de la alcaldesa puesta por Pablo Iglesias, el número de viviendas ocupadas ha sido de 6.745. Ha crecido un 233% respecto a 2015 con una cierta permisividad del Ayuntamiento de Carmena según denuncian los policías locales. De hecho, la permisividad ha sido tal que en el barrio de Puente de Vallecas se ha dejado ocupar un edificio donde estaba planeada la construcción de un comisaría de policía local. El problema es que en muchas de estas viviendas ocupadas se está vendiendo droga. Se han convertido en narcopisos que han aumentado durante estos años como ocurre en Barcelona y también han hecho aumentar la delincuencia y el menudeo de droga a plena luz del día. La situación es muy complicada en barrios como Lavapiés.

Otro de los puntos de conflicto ha sido la relación del ayuntamiento de Carmena con la Policía Municipal. El problema es que los policías locales han denunciado que han recibido una serie de instrucciones que les ha dificultado perseguir a estos delincuentes. De hecho, desde que gobierna Carmena el número de intervenciones policiales en hj se ha reducido un -24,41%. Desde 2016, el número de agresiones sexuales han aumentado un 23% y los delitos relacionados con el tráfico de drogas han aumentado un 30%. 240.000 infracciones penales en estos años. Es la misma política de mano blanda respecto al delincuente común que ha imperado en la Barcelona de Ada Colau estos años. Ahí ha sido especialmente cantoso la situación que ha permitido que los manteros se multipliquen por las calles de Madrid. Desde el 2015, se ha reducido un 35% las intervenciones policiales contra la venta ambulante, propiedad industrial e intelectual.

Pero si hay un punto de queja de los vecinos de todos los distritos de la capital, ese ha sido el de la escasa limpieza de las calles de Madrid. Podemos decir que la capital está más sucia. Hemos pasado de 36.301 avisos por limpieza en 2014 a 44.726 en 2018, un 23,2% más, pese a ser el año más lluvioso desde 1.976. En enero de 2019, el número de avisos en materia de limpieza se ha incrementado en un 160%.

Otra polémica política ha sido la puesta en marcha de 'Madrid Central', un plan que no ha gustado especialmente a los comerciantes afectados, que aseguran que ha caído su facturación un 15% transportistas para los que supone toda una odisea entrar a descargar productos, dueños de parkings que han visto como su caja se ha reducido un 20%.

Un medida ésta de 'Madrid Central' que no ha servido para mejorar al menos los índices de contaminación. La mejora no ha sido muy sustancial. La emisión de óxidos de nitrógeno desde la implantación de Madrid Central, se ha reducido aproximadamente en menos del 0,1%. Tampoco se ha reducido el tráfico rodado apenas y la contaminación en los distritos frontera de Madrid Central ha aumentado

Y por último, en términos económicos estos años de Gobierno de Manuela Carmena han supuesto un alto incremento de los impuestos. Algo clásico en la izquierda. En 2018, los madrileños pagaron los impuestos más altos de la historia del Ayuntamiento de Madrid, 3.524,91 millones de €. El IBI, por ejemplo, ha subido un 12% de 2015 a 2018. Y a quienes les ha ido mejor es a todos los colocados por Carmena, Podemos y compañía porque ha tejido una red clientelar brutal.Ha aumentado el personal Ayuntamiento: 38.200 en 2015 y 40.400 en 2019. Son 2.200 trabajadores más. El número de asesores a dedo ha crecido un 41% y el sueldo se los ha aumentado un 45%. Luego está los chiringuitos que han financiado porque las subvenciones a dedo han crecido un 139%. Durante su mandato, Carmena ha repartido 137 millones a dedo y las subvenciones en general se han triplicado. También ha crecido un 270% los gastos de publicidad y propaganda. Pasó de 2,6 millones de euros en 2015 a 10 millones en 2019. Dinero que se ha usado para idealizar el Madrid de Carmena que realmente ha sido un desastre en cuanto a gestión y nivel de sectarismo se refiere

Lo más