• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Audio

La clarividente comparación que hace Herrera sobre Iglesias y Montero (y que muchos comparten)

 

Tiempo de lectura: 1Actualizado12:47

En su monólogo de este viernes, Carlos Herrera ha analizado la grave crisis interna que sufre Podemos. "Usted deja a los comunistas solos en una reunión y cuando vuelve de almorzar hay tres banderías ya. Y las baterías al año pasado, el siglo pasado, los comunistas la solucionaban con piolet. Digamos que tienen otras maneras", ha señalado Herrera. El comunicador cree que Errejón se marcha porque "huele a fracaso".  ¿Y por qué ha fracasado Podemos? "Por la radicalidad estalinista, por su apoyo al independentismo catalán y a los herederos de ETA y por el chalet de Galapagar. El chalet con el 'laguito' y con la Guardia Civil protegiéndoles. Y con aquella pregunta ridícula a la militancia: '¿Creéis que me puedo comprar un chalet en Galapagar?'."

El comunicador también pone otros ejemplos que explican este declive:  "También ha influido el hecho de apartar a los demás y poner a su pareja, Irene Montero, como su 'número 2'. Que parecen los Ceausescu. Él y su señora. Luego está esa identificación con Venezuela permanente, con el desastre que es Venezuela. Bueno, y sobre todo el permanente canto a la realidad. Si el problema es la irrealidad. El no estar en la realidad. El utilizar un lenguaje ampuloso, exacerbando los odios, los rencores, creando el odio de clase... Pues esas cosas se pagan".

Para concluir, Herrera ha advertido de que esa no es la izquierda que necesita España. "En España hace falta una izquierda que entienda la geopolítica sin dogmatismos, que entienda que vive en un capitalismo perfeccionable pero capitalismo; ampliar el foco del sectarismo cultural; revisar el concepto de nación y revisar su relación con España. No es una crisis ideológica dentro de un partido, es la característica crisis de banderillas que tienen este tipo de formaciones de extrema izquierda. Hay partidos que son sumamente minoritarios y aún así se fraccionan en dos. ¡Pero si cabéis en un taxi!"