Una familia pasa una década bajo tierra en Holanda, esperando el fin del mundo

Vivieron de una cabra, un huerto y una finca aislada en una zona rural aislada

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 11:31

En la provincia de Dresthe, Holanda, siete personas han permanecido escondidas durante casi una década en el sótano de una granja. ¿Qué hacían allí? Esperaban la llegada del fin del mundo.

De momento hay un detenido por negarse a colaborar: un hombre de 58 años que alquilaba dicha granja y que no tiene nada que ver con la familia pero estaba con ellos. El resto de miembros son un padre, al que le había dado un ictus, y sus cinco hijos que dejaron de tener contacto con el exterior cuando tenían entre nueve y dieciséis años. El suceso ha conmocionado a todo el país. Nadie se había percatado de la presencia de la granja porque, según comentan, se encontraba oculta y descuidada. ¿De qué se alimentaban? De un pequeño huerto y leche de una cabra. Nos cuenta cómo ha podido afectarles esta alimentación la endocrina Carmen Candela. También Enrique Guerra, psiquiatra, comenta que el hecho podría ser resultado de un delirio de alguno de los integrantes, un problema mental que habría arrastrado a todos.

El peculiar suceso ha salido a la luz gracias a que el mayor de los hijos salió a un bar cercano y terminó contando su situación al camarero, quien denunció los hechos a las autoridades.

Lo más