• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Rotellar, economista: “Tenemos los mismos datos que cuando los momentos duros de la crisis”

Los expertos laborales esperan un "otoño duro" para el empleo por la falta de Gobierno

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:11

El mercado laboral continúa mostrando señales de ralentización al perder 212.984 afiliados el pasado agosto, un mes tradicionalmente negativo para el empleo porque recoge parte de los despidos de trabajos veraniegos, pero que este año ha marcado su peor dato desde 2008.

En línea con esta destrucción de empleo, el número de parados registrados aumentó durante agosto en 54.371 personas, marcando así el mayor incremento en ese mes desde 2010, hasta situar el dato de desempleados en 3.065.804, según el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

La Seguridad Social cerró agosto con 19.320.227 afiliados, 480.413 personas más que hace un año (2,55 % más), de forma que el empleo crece en tasa interanual al ritmo más bajo de los últimos cuatro años.

José María Rotellar, economista de cabecera en el programa 'Fin de semana' de Cristina López Schlichting, ha explicado que en los últimos meses “no se viene destruyendo el empleo a borbotones”, pero sí hay una “desaceleración” cada vez más intensa. 

Es el peor dato de paro desde el año 2010 y es el peor dato de afiliación a la Sugeridad Social desde el 2008, es decir, desde los momentos de la anterior crisis. Estamos hablando de momentos en los que el empleo caía mucho. Eran momentos duros de la crisis. Esto viene sucediendo en junio, julio y agosto”, ha lamentado.

El economista ha detallado que el empleo indefinido ha caído un 19%. “Cuando estaba aún Rajoy crecía un 19,20% por lo que hay menos empleo y es más precario”, ha manifestado.

Rotellar ha definido que el consumo está empezando a “descender” y está repercutiendo en toda la actividad económica que, a su vez, vuelve a caer o "no crecer tanto”.

Una solución que propone este economista es “no subir los impuestos”. “No se puede gastar más tampoco, porque el gasto empieza a ser insoportable. La deuda no puede incrementarse. Podríamos entrar en un riesgo importante”, ha sentenciado.

Los sindicatos asumen los malos datos que tradicionalmente arroja el fin de la temporada estival, pero alertan del efecto del menor crecimiento económico y del parón por la situación política a la espera de la constitución del Gobierno, al tiempo que recuerdan la brecha de género en el paro y la mala calidad del empleo creado.

Lo más