COPE

“Quiero ser el número 1 mundial de los deportes de contacto para comprar una casa a mi madre”

Rubén Rondón, campeón de Muay Thai, pasa por Fin de Semana con Cristina para contar cómo superó sus problemas personales y de acoso y ahora está en lo más alto del combate

Audio

Cristina López Schlichting
@crisschlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 11:20

Muchas veces en algunas películas vemos cómo los boxeadores o los luchadores de lucha libre, al acabar el combate y salir ganadores, cogen un lujoso coche hacia un aún más lujoso apartamento, un ático en un edificio de última construcción, y podemos pensar que la realidad es tal cual.

Puede que no imaginemos que esa mole de músculos pueda tener una vida mucho más humilde de lo que, a priori, podamos pensar. Pues hoy tenemos a alguien que pasó de dormir en el suelo y ser un auténtico desconocido a ser campeón de Muay Thai y referente de las artes marciales, además de modelo. Creció entre los golpes que le dieron en el colegio y la calle de la droga. Su padre le echó de casa ya siendo menor y se fue con lo puesto a Guadalajara para ser campeón del mundo de artes marciales cuando solo era amateur. Hoy su agenda está llena y es respetado, pero no siempre fue así.

Se llama Rubén Rondón, es campeón del mundo de Muay Thai, Campeón de España amateur de artes marciales y modelo y ha estado en Fin de Semana con Cristina, donde ha contado su historia: “Nací en Madrid y, como los demás niños, iba al colegio. Estaba en un barrio algo conflictivo y había de todo, sobre todo acoso escolar, te pegaban en el recreo y no lo solucionaban las profesoras, así que decidí aprender a defenderme para solucionarlo yo”.

A estos problemas hay que sumarles problemas familiares con el divorcio de sus padres: “Me afectó pero fue más tarde, con 16 o 17 años. Cuando era más pequeño no me enteraba. Yo aprendí artes marciales por defenderme y por las películas, me encantaban las de artes marciales como Karate Kid. El Muay Thai no es kárate sino arte marcial y deporte de contacto, de los más duros que existen, se puede golpear con todo. Lo elegí porque quería ser el más duro, pero empecé con kárate antes porque era más suave, no había tanto contacto. Aquí entrenamos para el combate”.

Atención a su palmarés: siete campeonatos de España, uno del mundo y cuarenta y tres combates ganados de cuarenta y seis disputados. Todo un récord a sus 19 años, pero eso viene después de mucho trabajo, como detalla Rubén: “Empecé en Valladolid en un gimnasio e iba a entrenar todos los días tres horas, peleando siempre que podía y en competiciones, a veces sin saber qué era. El primer campeonato de Muay Thai no me enteré ni de que era a nivel nacional, me enteré después. A todo lo que había iba y así una tras otra hasta conseguir siete campeonatos de España y uno del Mundo que en ese me ayudó mi entrenador Ricolbadi”.

Rondón también se dedica a ser modelo, que “empezó porque yo veía a casi todos los peleadores y me decía ‘jo, no les veo tan guapos como yo, aquí hay que hacer algo más’, y de ahí surgió. Me llamó una agencia de modelos y les gustó mucho que me dedicase al Muay Thai y a la moda a la vez, yo publicaba fotos y vieron que daba buen perfil y además yo tenía el extra del combate, no hay modelos o hay muy pocos que hagan eso”.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Pero claro, cuando Rubén se pone a luchar esa belleza se puede poner en riesgo: “Sí, a veces salgo marcado y con heridas y golpes, tengo fotos con labios rotos y ojos morados pero en una semana se me va. Lo controlo muy bien con cremas y hielos, me cuido bastante. Es raro que me rompan la nariz o sangre, me han golpeado muchas veces en ella y no sangro, es raro”.

Rondón no esconde que tiene una “furia dentro”, debido a los “problemas que he tenido anteriormente, los que tengo a diario también, entrenando se me quita mucha ansiedad. Me permite sacar cosas que llevo dentro para desahogarme, por eso peleo cada poco tiempo, para sentirme mejor. Todo el mundo debería practicarlo de hecho”.

Nuestro campeón, además, prometió a su madre que, cuando él tuviera dinero, le compraría una casa, algo que sigue en trabajo: “Se lo dije y se echó a llorar. Va muy bien la cosa, en unos años lo consigo cien por cien seguro, y el otro día estuve con ella en otra entrevista, se lo dije y ella también está segura. Ahora vive de alquiler con una amiga, lo pagan todo a medias, muy justo pero va a ser por poco tiempo porque yo la voy a ayudar en todo lo que pueda”.

Sobre consejos daría a todos aquellos jóvenes que se encuentran como él, haciendo frente a acoso escolar y con un potencial gigantesco por descubrir, Rubén lo tiene claro: “Que sigan luchando por lo que quieren, los problemas están por algo y si los superan van a llegar a más. Si se estancan no van a ser nadie, ellos deciden”.

Rubén recuerda que él mismo da clases en un gimnasio en Pinar de Chamartín, Madrid: “Allí me vienen niños y mayores y les gusta mucho entrenar conmigo. Tenemos las clases llenas, a cada vez más personas les gustan los deportes de contacto. También algunos padres apuntan a sus hijos para que aprendan de mi historia”.

Para finalizar, desvela los planes que tiene ahora: “Llegar a lo más alto, las ligas grandes, y ser el número 1 para ayudar a mi madre. Me gusta superarme hasta que me dé el cuerpo, a mí me quedan unos 10 años, luego seguiré con la moda y otros proyectos que tengo”.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar