Programa - Fin de Semana

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Sábados y domingos de 10:00h a 14:00h

"Entran en urgencias niños españoles escaldados por sus padres”

El doctor Juan Carlos López, jefe de la Unidad de Cirugía Plástica del Hospital de La Paz, cuenta en 'Fin de Semana' los riesgos de las quemaduras

Hospital de La Paz. EFE

COPE.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:16

Quemarse la piel es, probablemente, de las peores sensaciones de dolor. Por eso, hay mucha gente que le tiene pánico a los fogones o a las hogueras, incluso a las chimeneas. También es justo decir que la piel no se reconstruye fácil una vez quemada. Pero tampoco es imposible.

Da fe de ello Juan Carlos López Gutiérrez. Por sus manos han pasado más de 10.000 niños que han sufrido quemaduras que han llegado a borrar todo rastro de piel. Y él se ha ocupado de reconstruir todo lo que ha podido.

Circulan en su historial historias de todo tipo: desde padres despistados que han dejado a sus hijos cerca de la chimenea hasta otros a los que han quemado como castigo.

El doctor Juan Carlos López, jefe de la Unidad de Cirugía Plástica del Hospital de La Paz ha contado en 'Fin de Semana' las posibilidades de reconstruir la piel una vez quemada y ha aportado alguna pauta de cómo actuar en un primer instante cuando se produce la quemadura. 

Comenzó su andadura cuando en 1992 viajó al Estados Unidos, al estado de Virginia, a una unidad de quemados y había un centro que se estaba haciendo medicina regenerativa. "Cuando ves cómo funciona y las opciones que eso puede ofrecer a pacientes desesperados creí en el proceso, y gracias a otro apasianado, Michelle de Luca, conseguimos sacar el proyecto hacia adelante".

Para intentar reconstruir la piel, el doctor López apunta que "lo más importante es actuar muy urgentemente y quitar todo el tejido quemado los antes posible".

"Cuando no hay duda de que no hay posibilidad regenerativa espontánea por los medios de cicratización de nuestro cuerpo, lo mejor es retirarlo tan pronto como el estado del paciente nos lo deja. Así convertimos la pérdida de piel en una pérdida limpia", explica en los micrófonos de COPE este especialista del Hospital de la Paz.

Porque si no se actúa rápidamente,"si dejamos la piel quemada actúa de una forma extremadamente agresiva sobre el resto del organismo. Genera un cambio en el metabolismo. Activa la cascada de la inflamación y padeces una inflamación brutal".

Apunta el doctor López que "si no tenemos la piel quemada lo que tenemos la herida, pero no tenemos la inflamación".

El límite para mantener la esperanza de salvar la vida en caso de una quemadura grave está en el 70 por ciento. "Por debajo, el 100% de los niños con quemaduras si no han inhalado humo, sobrevivirán". Por encima del 70, entran en juego otros factores "como el estado nutricional, metabólico... Y hay un poco más de riesgo. También influye qué zonas". 

Si se produce la quemadura de un menor en casa, como primer remedio, el doctor da un consejo: "Agua fría del frío durante 10 minutos". Porque de esta forma se reducirá "la temperatura a la que se están consumiendo los tejidos de forma interna". Aunque destaca que "cada vez hay más seguridad en las casas. En La Paz no hemos tenido un quemado del 80 por ciento de hace mucho tiempo". 

Pero también está el caso de las quemaduras en los niños propiciadas de por sus padres. El doctor López explica que la Unidad de Cirugía Plástica llegan niños con quemaduras en los gluteos o en los talones, por ejemplo, que son provocadas por su padres metiéndolos en agua caliente. Porque no las quemaduras en esas partes del cuerpo es "muy difícil" que se las haga un niño solo. 

Otras vertiente, aparte de las quemaduras, que trata el doctor López son los cambios estéticos, y reconoce que los menores "piden cada vez más cirugía estética” para quitarse cicatrices bien provocadas por quemaduras o bien por operaciones.

Lo más