COPE

Cómo se mete a la gente en la cárcel escuchando la voz o viendo su escritura

Sheila Queralt es lingüista forense y explica en Fin de Semana con Cristina algunos de los casos en los que las expresiones han condenado a una persona

Audio

Cristina López Schlichting
@crisschlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:38

Cristina ha podido hablar con una detective de la lengua, una mujer que lleva toda una vida estudiando cómo se puede elaborar el perfil de una persona, o descubrir su identidad, gracias a su manera de expresarse a la hora de escribir o las manías que tiene cuando habla. Sheila Queralt es lingüista forense.

Ella misma ha contado en qué consiste el trabajo de este tipo de investigadores: “Un lingüista forense debe ser un buen lingüista y tener el conocimiento de la parte más detectivesca de la lengua. En este caso, uno se puede formar a través de un máster y de un doctorado” comenta la forense.

En España tenemos una lengua bastante rica que permite muchas interpretaciones según el contexto o las entonaciones. En ocasiones, conocer las distintas situaciones, “una misma frase dependiendo del contexto, decir te mato, de entrada, es un poco fuerte. Pero si has hecho una foto que a mí no me gusta y me dices 'la voy a colgar en redes' y yo te digo 'te mato', es distinto. De ahí la importancia a la hora de analizar un texto, no llevarse a lo literal, sino hacer un puzle con el contexto” comenta la experta lingüista.

Hay un caso en el que Sheila puede dar una visión más certera de cómo se llevo a cabo una detención. Todo gira en torno a Anabel Alonso y cómo pudieron identificar a uno de los secuestradores: “Hubo unas llamadas con la policía de los secuestradores y se pudieron hacer bastantes análisis de las grabaciones. Se hizo el análisis una vez ya habían capturado a los sospechosos, pero antes fueron muy importantes los análisis de esas grabaciones para ver desde dónde se hacía la llamada” cuenta la experta. “Usaron dos expresiones muy típicas de una zona de Toledo: bolo y ratones colorados”.

Además de las voces, también hay unos análisis de los escritos, por ejemplo el asesino del Zodíaco, “un asesino que dejaba unas notas encriptadas junto a los cadáveres. Había que determinar si todas las cartas pertenecían a una misma persona o si en este caso, como en tantos otros, habían surgido imitadores” cuenta Sheila Queralt. “En este caso, uno de los trabajos de los lingüistas forenses fue determinar cuál de estas notas eran del asesino real y cuáles de los imitadores”.

Cada persona tiene una forma única de expresar, en el caso de una bomber hubo algunos detalles, con las maneras de expresarse por escrito de este asesino, que llamaron la atención y se pudo descubrir quién es” ha dicho la lingüista. “En el lenguaje escrito, conseguir diferenciar el sexo de una persona es más complicado, por poner un ejemplo. En español, por ejemplo, podemos verlo a través de cómo usa la gramática la persona en cuestión y cómo se identifica con el sexo” ha contado Sheila Queralt. “Los hombres, por ejemplo, suelen usar amenazas más violentas”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar