COPE

¿Es cierto que Isabel la Católica olía “mal” y “no se lavaba”?

Álvaro Matud, director académico de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, explica en Fin de Semana con Cristina ese mito que está muy perpetuado

Audio

Cristina López Schlichting
@crisschlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:59

Isabel la Católica, una de las primeras y mayores reinas europeas ha sido recientemente puesta en solfa gracias a una excelente serie española como es ‘Isabel’, protagonizada por la actriz y actriz de doblaje Michelle Jenner. Y en torno a esa gran figura hay muchos mitos, uno de los cuales asegura que olía “mal”, que no se duchaba y no se cambiaba de ropa. ¿Es cierto esto?

En Fin de Semana con Cristina hemos decidido profundizar en esta leyenda para saber si corresponde con la realidad, porque parece que todo está fundamentado en un juramento de no lavarse ni cambiarse de ropa hasta que Granada fuera conquistada por los cristianos.

Unos documentos conservados en el archivo histórico de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, en Cáceres, nos ofrece, con hechos, una imagen muy distinta de la leyenda. En 1498 su jefe de cámara Sancho de Paredes Golfín hizo un inventario de todos los enseres de la reina y aparecen muchos perfumes, cosméticos y otros productos de higiene. Al respecto nos cuenta Álvaro Matud, director académico de dicha fundación: “Nos gustó mucho cuando tuvimos que pensar la presentación de nuestro archivo histórico, finalmente digitalizado, y pensamos que era una oportunidad para dar a conocer una de las joyas del archivo, que son las cuentas de Isabel la Católica, que en una pionera práctica de transparencia, su jefe de cámara dio cuenta de todo lo que tenía, y ahí descubrimos un libro que hablaba de perfumes y cosméticos, oportunidad estupenda para refutar ese mito de su falta de higiene. No solo se lavaba y perfumaba sino que tenía unos secretos de tocador impresionantes que además dejaban ver cómo era el comercio por la época y su poder. Le traían perfumes y sustancias desde tierras muy lejanas”.

Matud continúa detallando que Isabel la Católica sorprende porque “se ven tres cosas: la cantidad, que era muy considerable teniendo en cuenta el gran valor económico que tenía en aquella época; en segundo lugar sorprende la procedencia tan exótica, con plantas originales del sudeste asiático, no se encuentra en nuestro continente. Y en tercer lugar, sorprende lo adelantados que estaban en aquella época que siguen siendo productos de grandes propiedades cosméticas, hay productos que se siguen usando hoy en día por su gran valor. De alguna parece que hoy estamos en el siglo XVI con los mismos productos”.

El presidente de la fundación añade que “son productos de gran actualidad y que nos hablan de un gran nivel”. “Hemos consultado también con uno de los grandes expertos en la biografía de los Reyes Católicos como es Miguel Ángel Ladero Quesada, académico de la Historia. Nos explicaba que, en efecto, la Corona de Castilla era una adelantada a su tiempo en cuanto a higiene, en gran medida por la tradición de la ocupación musulmana, que había ido permeando las costumbres. Una vez más la leyenda negra es sobre aspectos que acaban siendo todo lo contrario”.

Isabel, además, cuidaba mucho su apariencia con joyas e indumentaria: “En efecto, en uno de esos libros hemos visto que ocupa mucho espacio el tema de las joyas, no solo eran ornamenta sino que hemos encontrado cartas en las que se describe cómo la reina ofrecía algunas joyas en pago de transacciones o como pago de las guerras que tuvo que sostener para terminar la reconquista de España. Tenía un buen ajuar de joyas, tanto de herencia como de regalos, incluso de dignatarios de otros países que se las daban. Además era muy religiosa y sabemos que quiso que con la primera plata de América que trajo Colón se hiciera una Custodia para la Eucaristía, en ese sentido no acumulaba solo por el lujo sino con una función de representar el poder”.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

“Me ha sorprendido, y los historiadores lo han confirmado, cómo eran las prácticas del buen gobierno que ya se tenían en Castilla en aquel momento”, explica Matud, que añade que “estamos más acostumbrados a atribuirlas a Felipe II con esa faceta del buen gobierno pero ya desde los Reyes Católicos estaban esas prácticas de dejar todo por escrito. En ese sentido, Sancho de Paredes Golfín, que fue el constructor del Palacio de los Golfines de Abajo, abierto al público como museo, fue su camarero, hoy sería jefe de la Casa del Rey, se ocupaba sobre todo de las cuestiones particulares de la reina y cuando fallece Isabel da cuenta de su administración explicando lo que recibió y lo que deja para que se puedan hacer luego los deseos que estaban en su testamento. Gracias a que fue prudente hizo dos copias, una se conserva en el Archivo General de la Historia y la otra, que es distinta, se ha conservado en la familia de Doña Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno que, cuando ella constituye la fundación dejó todo su patrimonio para la fundación para que lo conserváramos y lo difundiéramos en la sociedad, hemos podido dedicarle todos estos años mucho trabajo e inversión para que se pueda consultar. Cualquiera puede hacerlo a través de la web https://archivohistorico.es/ y ver esos manuscritos maravillosos”, finaliza Matud.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar