Programa - Fin de Semana

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Sábados y domingos de 10:00h a 14:00h

    • item no encontrado
    • item no encontrado
    • item no encontrado
    • item no encontrado

En Fin de Semana COPE

Antonio de la Rosa: "A -30ºC tienes que estar siempre moviéndote y generar calor"

Antonio de la Rosa está realizando el Lapland Extreme Challenge y esta semana se ha quedado como único superviviente de esta prueba finlandesa por el abandono del resto de aspirantes. Cristina López Schlichting ha habladocon él y cuenta cómo está siendo la experiencia.

 Antonio de la Rosa, aventurero que está realizando el Lapland Extreme Challenge

COPE.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 18:21

Antonio está en estos momentos a la mitad del recorrido del Lapland Extreme Challenge y la directora de Fin de Semana COPE le ha pillado "aprovechando el confort y zampándome una hamburguesa tras varios días de comida congelada".

No es el primer año que el expedicionario participa: "El año pasado estuve y por desgracia tuve que abandonar por tres dedos de los pies, cometí el error de dejar unos calcetines húmedos una noche y en estas condiciones tan extremas, cualquier error se paga muy caro. Por suerte recuperé los dedos tras varios meses de tratamientos y aquí he vuelto a intentar lo que no pude completar el año pasado".

¿Cómo se sobrevive a circunstancias extremas tan límites? De la Rosa explica que "fundamentalmente ponerse ropa, y te tienes que estar moviendo, estar sudando. A -30ºC tienes que cubrirte bien manos, pies y nariz, que la tengo un poco quemadilla porque con la temperatura del cuerpo por algún lado tienes que respirar. Lo peor siempre es cuando paras y cuando arrancas por la mañana" porque, aclara, "de noche tienes que parar y derretir nieve para beber y ahí se te va mucho tiempo y es la hora más fría".

En todo caso el peor momento no es la noche porque se mete en el saco y está calentito: "La tienda por dentro totalmente congelada y eso es lo malo. Salir del saco por la mañana, dar los primeros pasos, ponerse esas botas congeladas... en la primera hora las botas están congeladas, esa primera sensación de las primeras horas de arrancar por la mañana es lo peor, pero luego ya vas tirando para adelante".

Obviamente en un clima así y con esas circunstancias no hay mucha gente alrededor, lo que se define en una palabra, soledad: "La llevo bastante bien porque estoy haciendo algo que me gusta, me apasiona, y mi cabeza está todo el rato pensando. No es que esté en un sitio aburrido sin saber qué hacer, estoy continuamente buscando soluciones a problemas que van surgiendo, estoy todo el rato con el mapa, la brújula, navegando, porque es todo con orientación. La organización te propone cuarenta y tantos puntos de control por los que debes ir pasando en orden, muchas veces hay controles fáciles y otras veces tienes que ir por el medio de bosques, sitios muy complejos. Eso te obliga a tener todos los sentidos activados, no te llegas a aburrir. Mi cabeza está siempre pensando en nuevas metas y a nivel empresarial tengo varias empresas y no siento la soledad. Pero he estado siete días sin ver a nadie".

¿Ser de Valladolid, una región fría, ayuda? Él asegura que personalmente a él sí, "pero no necesariamente: hay finlandeses que son muy friolero, eso va también en las personas. Yo el calor lo siento mucho, la humedad me fatiga. Con el invierno me activo y me sienta muy bien el frío".

'Caminante no hay camino, se hace camino al andar', esa frase de Serrat Antonio la ha hecho tal cual: "Muchas veces no hay sendero practicable, este año ha sido el año de más nieve desde el 99, y eso se ha notado. La semana pasada tuve que cruzar un parque nacional, y es un sitio reservado. He tenido que ir abriendo huella en metro y medio. Por suerte me traje esquís muy grandes con los que voy prácticamente flotando sobre esta cantidad de nieve, pero bueno, al final hay que arrastrar un trineo que pesa 60k, cada paso se hace duro"

¿Qué se le ha perdido allí para querer hacer el reto? Pues con toda sinceridad asegura que "nada": "Es una propuesta muy interesante, y como me gustan los retos, aquí estoy. Estoy disfrutando cada día, sufriendo mucho, pero a los que nos gusta buscar desafíos, que no sabemos por qué, nos gustan este tipo de cosas. No se pierde nada pero tampoco se encuentra nada". Eso sí, hay momentos impagables: "Estoy viendo atardeceres en los que no escuchas nada y son momentos mágicos y merece la pena toda la soledad que puedas pasar. Me queda la mitad y la cosa apunta bien".

Etiquetas

Lo más