Audio

Serafina, camionera: “Estar un mes sin poder ducharte y sin parar de conducir es muy duro”

Esta transportista y su marido Antonio cuentan en Fin de Semana con Cristina lo que implica conducir constantemente y en estado de alarma

Tiempo de lectura: 3Actualizado 11:10

La inmensa mayoría de los españoles llevamos más de dos meses viviendo entre cuatro paredes, pero decir “la inmensa mayoría” implica que todos lo hacen. La protagonista de esta historia no puede dejar de moverse ya no dentro de su casa sino entre países, y eso es porque pertenece a un gremio que, por su misma definición, no puede estarse quieto si nosotros queremos seguir teniendo la despensa llena.

Serafina Pedraza Alcalá es, junto a su marido Antonio, transportista, y pasan los días en un camión trasladándose constantemente. Llevan fruta y verdura de Huelva, Almería y Murcia hacia el norte de Europa y que retorna con productos manufacturados también para los supermercados, generalmente alimentos.

Llevan 28 años casados, tienen un hijo de 27 y mucho que contar, por lo que han estado en Fin de Semana con Cristina: “Llevo 10 años, mi marido lleva 31 conduciendo, y somos los dos camioneros por circunstancias de la vida. En su momento me dijo ‘tienes que venirte conmigo’, nos fuimos al sur, encontramos trabajo en una empresa y aquí seguimos los dos por toda Europa. No es tarea sencilla pero te acostumbras, las mujeres somos muy valientes, y cuando te pones, te pones”.

Serafina reconoce que sus primeros días “era un poco pato” porque “iba con mucho miedo, es mucha responsabilidad, trayectos muy largos con un vehículo tan largo y grande… pero luego es como un coche y vas muy protegido”.

Es nuestra casa”, reconoce ella sin problemas, y eso implica compartir muchas, muchísimas horas juntos: “Lo llevamos muy bien, aunque somos muy diferentes pero lo llevamos estupendamente, y digo en plan broma que estamos casi ‘hermanados’”.

Lo peor fue el primer mes conduciendo porque era novatilla, mi marido llevaba 21 años y a lo mejor se pensaba que yo podía tener la misma experiencia, y no, yo iba con miedo”, recuerda Serafina, “pero ahora fenomenal”.

Nuestra camionera reconoce que, a veces, otros camioneros intentan ligar con ella: “Más de uno, al verme sola conduciendo porque mi marido se echa una siesta, me hace morros o me tira besos, y entonces yo le digo ‘oye gordo, que aquí hay uno que no me deja adelantarle, venga a tirarme besos’, entonces él se incorporaba, se asomaba y, al verle el otro, ya se quedaba atrás”.

En cuanto al estado de alarma, también el primer mes fue terrible, relata Serafina: “Cerraron todo y en las gasolineras solo dejaban repostar, pero es que no te abrían ni los servicios, así que no podías asearte ni ir al baño, nada. El único país que nos ha dejado ducharnos durante el confinamiento ha sido Alemania en sitios específicos para los camioneros. Pero excepto eso todo cerrado, tenías que apañarte, sobre todo una mujer que hay que irse al campo para hacer aguas menores y mayores, porque ellos lo tienen más fácil, pero nosotras… aunque ellos también han tenido problemas, han tenido que estar con toallitas para poder lavarse y asearse. Solamente, al cabo de un mes, las gasolineras de una conocida marca de carburante te dejaban entrar a orinar y te daban un café y un dulce, se portaron muy bien”.

Sobre las comidas, “traemos la comida de casa y nos la cocinamos o calentamos en el camión”, algo que ayuda el poder llevar una nevera bajo la cama: “Ahí se conserva todo bien”.

El tema sanitario también ha sido muy importante, cuenta Serafina: “Con las mascarillas la empresa lo ha tenido muy difícil, se volvió loca hasta que pudo hacerse con ellas. Se portaron muy bien con nosotros, a mí me mando un mensaje dándonos las gracias por este esfuerzo que estamos haciendo, dándonos mucho ánimo y diciéndonos que somos imprescindibles para que todo salga adelante y que no solo nos daban las gracias sino que por salir y por jugárnosla dos daban una gratificación de 200 euros a todos los empleados. Y además nunca nos ha faltado una mascarilla ni gel ni guantes, se han portado como verdaderos caballeros”.

Nadie se ha quedado parado, todos hemos seguido siempre en marcha y la empresa no ha despedido a nadie ni ha hecho ningún ERTE, la verdad es que todo ha ido muy bien”, termina Serafina.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar