Boletín

Audio

Romina superó su adicción a las drogas y ahora ayuda a otras madres

Romina Escalante fue drogadicta. Ahora tiene 4 hijos y ha contado su historia en este Día de la Madre. 

Tiempo de lectura: 2Actualizado14:28

¿Es difícil ser madre? En nuestro ajetreado día no hay tiempo para plantearnos la pregunta pero merece la pena que lo hagamos hoy. ¿Qué es lo más complicado de llevar para una madre?

La respuesta no es la misma si tenemos una pareja, un trabajo y una familia que nos sostiene a si no tenemos...nada. Y mucho más difícil es si hay algo que nos obstaculiza.

Romina Escalante sabe bien lo que significa no poder ejercer como madre. Ella ha estado una de las peores situaciones que le pueden pasar a una mujer: ser madre y no poder ejercer como tal debido a las adicciones.

Romper las cuerdas interiores que le ataban a la droga no fue fácil. Pero ella lo consiguió, con ayuda lo consiguió.

Hoy, Día de la Madre, merece la pena homenajear a todas esa madres que con tesón han logrado salir de todo tipo de situaciones extremadamente dañinas y disfrutar de una de las mayores regalos que puede tener una mujer, ser madre.

Romina Escalante, a quien todos conoce como “Rucu” es colaboradora del Hogar de Cristo, en las Villas de Buenos Aires. Ella es madre de cuatro hijos, pero no todos han nacido y crecido en las mismas condiciones.

Con ella hemos recordado los peores años de su vida y cómo se produjo su gran cambio en su forma de vivir.

Romina no nació en la villa, pero acabó viviendo en sus calles debido a su adicción a las drogas. En esa situación se quedó embaraza de parejas que también tenían problemas de adicciones.

El Hogar de Cristo, en la villa 21

Romina durante varios años fue al centro barrial del Hogar de Cristo, en la villa 21. Allí la comunidad, capitaneada por los curas villeros, acoge a los drogodependientes. Se acercaba a la comunidad a comer y beber, a burlarse de lo que hacían y a que cuidaran de sus hijos cada vez que se quedaba embarazada.

Pero con el tiempo, “La Rucuca” (que así es conocida Romina Escalante) pasó de ser una persona adicta a las drogas que dejaba a sus hijos a los servicios sociales a alguien que colabora en el Hogar de Cristo.

Ahora ha formado una familia y acoge a un niño cuya madre está en la misma situación en la que ella estabas.

Romina ha estado en Fin de Semana COPE acompañada del padre Eduardo, sacerdote en la villa 31 y que actualmente trabaja en Villa Carcova, codo con codo con el padre Pepe, el rostro público de los villeros en Argentina.