Boletín

EN 'EL ESPEJO'

El imán que evitó la masacre de cristianos coptos en Navidad

En la vigilia de la Navidad copta en El Cairo, un imán se dio cuenta de que algo raro estaba pasando en la Iglesia

ctv-p2f-iman-espejo-1001
religion_cope

Director Editorial COPE

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 13:07

El caso tuvo lugar la tarde del pasado 5 de enero, en la vigilia de la Navidad copto-ortodoxa. El blanco del ataque era la iglesia de la Santísima Virgen María, situada en Naser City, un suburbio al este de la capital egipcia. Un empleado de la mezquita Diaa al-Haq y su imán, Saad Askar, notaron que un hombre se desplazaba llevando un paquete sospechoso que dejó en las inmediaciones para escapar después a la carrera.

El objetivo del ataque eran los cristianos coptos que se disponían a celebrar la Navidad en una iglesia situada frente a la mezquita. El jeque Saad Adkar salió a la calle y comprobó la presencia del paquete sospechoso en la acera. Mientras desde la mezquita se avisaba a la policía, el jeque tomó un megáfono para advertir a grandes voces a los cristianos que abandonaran la iglesia rápidamente. El bolso contenía en su interior tres artefactos explosivos, dos de los cuales fueron desactivados por los artificieros mientras que el tercero estalló causando la muerte a uno de los policías.

El imán Saad Askar declaró a continuación que “los que quieren atacar lugares de culto no tienen religión, no son musulmanes ni cristianos”, y añadió que “debemos permanecer unidos y cuidar los unos de los otros.” En una nación de casi 95 millones de personas, los cristianos representan el 10% de la población, una minoría consistente, empeñada en construir junto a sus vecinos musulmanes el futuro de Egipto. Esta historia podría ser un bonito cuento de Navidad, lo bueno es que literalmente sucedió así, y es una semilla de verdadera convivencia y amistad.

Lo más