La experiencia de mons. Gil Tamayo, uno de los obispos que ha padecido el coronavirus

El obispo de Ávila, mons. Gil Tamayo ha sido uno de los obispos que han superado el coronavirus y relata cómo ha vivido esta experiencia

La experiencia de mons. Gil Tamayo, uno de los obispos que ha padecido el coronavirus

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:56

Todavía convaleciente, tras haber pasado más de un mes en el hospital, el obispo de Ávila Monseñor José María Gil Tamayo, ha conversado con los compañeros de Alfa y Omega y les ha contado que el sentimiento dominante durante este periodo ha sido la confianza y la paz, y revela que su principal preocupación era la situación de su madre, con casi 90 años. Su estancia en el hospital ha sido como una montaña rusa: un día mejoraba y otro volvía para atrás. Y ha vivido esa desazón con abandono en las manos de Dios, al que decía: “Señor, si me has librado de tantas, por algo será”.

A veces le pedían que hiciera un esfuerzo, pero veía que ya no podía. “Yo iba a luchar todo lo posible, pero sabía que no era yo quien tenía la última palabra”, confiesa. Y en toda esa lucha se ha visto sostenido por la oración de mucha gente, por una especial comunión de los santos.

Ahora está en fase de recuperación, tirando de paciencia porque esto va a costar, aunque se siente cada día mejor, y cuando mirahacia atrás se da cuenta de la situación de debilidad en la que ha estado. Agradece también la cercanía constante de sus sacerdotes con los que habla por teléfono, y está muy satisfecho de que los vicarios estén haciendo piña para sacar adelante el trabajo diocesano.

Monseñor Gil Tamayo ha estado siempre ligado a los medios de comunicación. Y opina que durante la pandemia muchos comunicadores están haciendo honor a su vocación y han reflejado la realidad sufriente de la humanidad y la respuesta de la solidaridad. También tiene un mensaje para los enfermos: “Que Dios no está lejos, que la cruz es una señal de que Dios nos está bendiciendo”. Y concluye que cuando la fe se apaga, nos viene la desesperación. Pero está seguro de que la gente de Ávila, detrás de las lágrimas, tiene una fe profunda. Y el Señor no los ha abandonado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar