COPE

La experiencia de los capellanes en el hospital Isabel Zendal

En un momento crítico de la pandemia, los capellanes cuentan su experiencia

La experiencia de los capellanes en el hospital Isabel Zendal

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:04

A Javier Martín Langa, uno de los capellanes del hospital Isabel Zendal, le gusta acercarse a los enfermos a través del humor. Cuando le ven por los pasillos con su barba de pope y su estilo heavy, a veces le confunden con un médico: “Perdone, ¿es usted el neumólogo?”. “Peor, soy el cura”. De esta manera, y ofreciendo siempre mucho cariño, los enfermos se van abriendo. El otro capellán es Miguel González, y ambos son los curas de la parroquia San Antonio de las Cárcavas, en el barrio madrileño de Valdebebas. El cardenal Osoro les ha encomendado esta tarea en un momento en que arrecia la pandemia.

En una conversación con la revista Alfa y Omega recuerdan que el primer enfermo al que atendieron era un padre de familia de mediana edad que estaba en la UCI. Le administraron la Unción y estuvieron presentes cuando lo despertaron de la sedación y cuando lo extubaron (“es una cosa preciosa verlos respirar por sí mismos”, dice Javier). Después siguieron acompañándole y descubrieron que era un hombre sencillo, enamorado de Jesucristo. Allí encuentran gente con una fe tan grande que les hace decir: “¡a ver si la tengo yo!”. Aquel primer enfermo se recuperó y ya está en casa, otros no. Y es que también hace falta ayudar a “preparar el viaje para la vida eterna y por la puerta grande”.

Reconocen que hay gente que no quiere la Unción porque piensan que es la antesala de la muerte y sin embargo, al ver cómo se la dan al vecino, que es un gesto de oración, la piden. Están muy contentos de la colaboración de los médicos, con los que hay una relación excelente. Un día le dijeron a Javier a ver qué podía hacer con una mujer que estaba alicaída y había perdido el apetito. Medio en broma medio en serio le puso como “penitencia” comerse todo lo que le pusieran, y fue mano de santo, a los tres días había recuperado el ánimo.

El alimento del cuerpo es importante y, por supuesto, el del alma. Se ve esa sed de Dios en los pacientes que piden la Comunión. De su experiencia en el hospital destacan el ser testigos privilegiados de los encuentros que tiene el Señor Resucitado con los enfermos, y ese es una de las razones que le hace pensar a Javier “cómo mola ser cura”. La historia completa en https://alfayomega.es/capellanes-en-el-zendal-haberlos-haylos/

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar