COPE

Andrea Tronielli analiza en COPE el acuerdo entre la Santa Sede y China renovado para los próximos dos años

El director editorial del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, Andrea Tornielli, analiza en El Espejo en qué consiste este acuerdo y qué ha supuesto apra la Iglesia

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:53

El pasado 22 de octubre se anunció la prórroga durante dos años del acuerdo provisional entre la Santa Sede y la República China sobre la designación de los obispos en el país. Un acuerdo histórico y del que se ha sacado un balance positivo, sin negar que hay aspectos en los que hace falta seguir recorriendo el camino del diálogo. El director editorial del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, Andrea Tornielli, analiza en El Espejo en qué consiste este acuerdo y qué ha supuesto apra la Iglesia.

Tornielli explica que "la cuestión del nombramiento de los obispos y su unidad con el Papa es un tema central y esencial para la vida de la Iglesia. No es algo secundario o algo que se pueda descartar. Es una cuestión fundamental". Por eso afirma que "la unidad de la Iglesia está garantizada gracias a la comunión de los obispos con el Obispo de Roma". En este acuerdo "la Santa Sede ha dado prioridad a esta cuestión para asegurar la unidad de la fe. El resultado es que hoy por primera vez en decenios, todos los obispos chinos están en comunión con el Papa".

Por tanto este acuerdo suppone un "gran paso" para la Iglesia y su relación con la República China, y con la comunidad católica que vive en el país: "Si miramos la historia y las dificultades que han pasado... ya san Juan Pablo II intentó abrir una vía de diálogo. Benedicto XVI ya aprobó el acuerdo que solo con Francisco se ha podido lograr. Este es el trabajo de los tres últimos pontificados. Está claro que es un primer paso, pero el hecho de que el gobierno chino apruebe la autoriddad de una autoridad religiosa fuera del país es un gran paso. Es un primer paso... pero es un gran paso".

El papa reconoció las heridas dolorosas

Ahora bien, es "el primer paso de un camino largo". El director editorial del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede relata que "este acuerdo no significa que se olviden las situaciones dolorosas que se han vivido en China. Sería bueno leer lo que el Papa escribió en su carta a la comunidad china unas semanas después del acuerdo. El papa reconoció las heridas dolorosas y animó a empezar un camino nuevo. Al renovar el acuerdo, la Santa Sede también ha explicado que reconoce que todavía hay muchas situaciones de sufrimiento y lo tiene muy en cuenta. Pero hay que responder a la llamada de hacer algo, para buscar una solución".

"La libertad religiosa sigue siendo un derecho humano fundamental. El cardenal Parolin me dijo hace dos años, cuando le pregunté por qué la Iglesia busca acuerdos con un estado donde hay problemas con la libertad religiosa, que era porque si fuera un estado en el que se respetara la libertad religiosa... no haría falta llegar a un acuerdo. La Iglesia lo hace por una defensa de su misma libertad y no es nada extraño".

La unidad es la condición para que se pueda anunciar el Evangelio

Andrea Tornielli asegura que este acuerdo responde al deseo y la misión de "apoyar y promover la procalamación del Evangelio en China. Esto se puede hacer reconstruyendo la unidad plena de la Iglesia en China. La división entre la Iglesia es un 'contra-testimonio' del Evangelio. La unidad es la condición para que se pueda anunciar el Evangelio".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar