También en directo
Ahora en vídeo

España

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
VIOLENCIA MACHISTA

El hombre que estranguló a joven ovetense en Melilla, culpable de asesinato

El hombre acusado de estrangular a su expareja en Melilla en julio de 2016, que responde a las iniciales A.A., ha sido declarado hoy culpable de un delito de asesinato con las agravantes de género, parentesco y aprovechamiento de circunstancias, por el que será condenado a una pena de entre 15 y 25 años de cárcel.

  • Agencia EFE

El hombre acusado de estrangular a su expareja en Melilla en julio de 2016, que responde a las iniciales A.A., ha sido declarado hoy culpable de un delito de asesinato con las agravantes de género, parentesco y aprovechamiento de circunstancias, por el que será condenado a una pena de entre 15 y 25 años de cárcel.

El jurado popular que ha emitido este veredicto por unanimidad ha estimado todas las tesis planteadas por el Ministerio Fiscal, acusación particular y acusaciones populares, y no ha admitido ninguna de las planteadas por la defensa.

El magistrado que ha presidido el proceso durante los cuatro días que ha durado el juicio en Oviedo decidirá ahora la condena final en la horquilla establecida por el jurado, después de escuchar las peticiones de las acusaciones, que interesan la pena más alta, y de la defensa, que solicita que se condene a su cliente a 15 años y medio de prisión.

En su veredicto, el jurado popular ha considerado probado que el acusado conocía bien el terreno, ya que llevó a la víctima a una zona de la playa aislada, oscura y sin tránsito de personas.

Asimismo, ha relatado que atacó por sorpresa a la víctima, sin que ésta tuviese alguna posibilidad de defensa, como evidencia el hecho de que el autor no presentase lesión alguna y de que la víctima no tuviese ADN del mismo en sus uñas.

El jurado ha declarado que A.A. era consciente de lo que hacía, ya que no sufría ningún tipo de trastorno, como manifestó el perito forense que realizó un análisis psíquico del acusado.

Durante las cuatro sesiones que ha durado el proceso, las acusaciones han tratado de demostrar al jurado de que A.A. urdió un plan para evitar que su expareja se fuese a Ecuador con su hijo y que, tras convencerla para que acudiera de Oviedo a Melilla con el niño, la llevó a una zona apartada de una playa con escasa iluminación y sin tráfico de gente, para que nadie pudiese auxiliarla y acabar así con su vida.

Han insistido en que trató de huir con el bebé tras haberla matado, ya que vendió su móvil para conseguir dinero y escapar, pero que al verse acorralado acabó entregándose a la Policía y trató de hacerles creer que no sabía que la había matado.

En este sentido, han recordado que A.A. había sido condenado por maltratar de manera continuada a la víctima, hasta el punto de haberle extraditado a Marruecos, desde donde accedió a Melilla, con documentación falsa, para verse con ella y acabar con su vida.

El acusado ha mantenido que sólo quería taparle la boca y que fruto de ese forcejeo acabó agarrándole el cuello, aunque a día de hoy sigue sin saber cómo pudo ocurrir.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado