Boletín

DESCUBRE MURCIA

Santuario de la Fuensanta, la casa de todos los murcianos

En este santuario se aloja la imagen de la Virgen de la Fuensanta, patrona de la ciudad de Murcia y su huerta

Llegada de la Virgen de la Fuensanta a la Santuario

CARMRedacción @cope_murcia/V. L. CánovasMurcia

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10:18

La casa de todos los murcianos está aquí, en el Santuario de la Virgen de la Fuensanta, la Patrona de la ciudad de Murcia. El lugar está regado por un manantial que es el que dio origen al culto de esta Virgen. Según cuenta la leyenda, éste brotó de manera milagrosa. De hecho, el primer santuario que se construyó fue allí mismo, junto a la fuente que comenzó a brotar de manera milagrosa trasla aparición de la Virgen. 

El lugar se conserva prácticamente como en aquella época. Se ha tratado de cuidar al máximo posible el jardín que rodea el Santuario y la famosa fuente se ha engalanado con arquitectura renacentista que avisa al peregrino de la importancia de dicho lugar sagrado. Es precisamente esta fuente la que dio origen al nombre de la virgen, la Fuensanta.

Santuario de la Fuensanta

Ubicación 

Situado en Algezares, a 5,5 kilómetros de la capital de la región y rodeado de naturaleza. Así es como se encuentra el Santuario de la Virgen de la Fuensanta. Dentro del mismo está una imagen de la patrona de la ciudad, que sale en romería tanto durante las fiestas de Primavera como en septiembre.

El santuario es de estilo barroco, disponiendo de una nave central que tiene una serie de capillas en sus laterales y una cúpula sobre el crucero. En la parte exterior dispone de una fachada central de Toribio Martínez de la Vega con torres laterales. El portal central está construido de piedra con una puerta sobre la que hay dos ángeles sosteniendo el escudo del cabildo catedralicio de Murcia y en el centro se encuentra la figura de la Virgen de la Fuensanta realizada por Jaime Bort, a sus lados se encuentran San Fulgencio y San Patricio.

En su interior se encuentra un retablo de Antonio Carrión Valverde y Nicolás Prados López, sustituyendo al primer retablo destruido en 1936. En la cúpula y el coro se encuentran pinturas murales del pintor Pedro Flores García que tratan sobre las romerías y la coronación de la Virgen de la Fuensanta en el puente viejo de Murcia. Hay diez relieves que tratan sobre escenas de la vida de la virgen María realizados por Juan González Moreno.

En el altar se encuentra la imagen de la virgen de la que no se conoce el autor, aunque en 1802 Roque López realizó una restauración, sin embargo, el niño que lleva en brazos se atribuye a Francisco Salzillo.

El santuario se encuentra al cuidado de las monjas benedictinas y está rodeado de diferentes espacios y construcciones religiosas: la Fuente Santa con un frente de estilo renacentista y situada unos metros ladera abajo, la casa del Cabildo situada a unos cien metros en un cerro y el monasterio de las monjas benedictinas junto al santuario.

Las obras del actual Santuario empezaron en 1694, enmarcándose en el estilo barroco murciano. El interior presenta interesantes relieves del escultor Juan González Moreno, y pinturas al fresco en la cúpula del pintor Pedro Flores.

Santuario de la Fuensanta

Historia

El edificio actual data de época barroca, y es conocido en Murcia como Santuario de la Virgen de la Fuensanta, Patrona de la ciudad y de su huerta. Está levantado sobre una antigua ermita medieval de la que trata un antiguo documento conservado en el Archivo Municipal de Murcia, y que está fechado en 19 de febrero de 1429.

De dicha ermita, cuidaba uno de los tantos ermitaños que se habían alojado a lo largo de los tiempos en las oquedades naturales de la Sierra de la Fuensanta, y de las que aún quedan vestigios patentes como la 'Cueva de la Cómica', entre otras.

Como podemos observar, la tradición religiosa de ese lugar es amplia, y más aún, si tenemos en cuenta que cerca del actual templo se ubica el 'Santuario Ibérico de la Luz', y lo que en tiempos fue la Basílica Paleocristiana de Algezares, de la cual solamente quedan los cimientos.

Todo esto viene a confirmar la utilización religiosa del lugar a lo largo del tiempo, completada con el Convento Franciscano de Santa Catalina del Monte y el Palacio Episcopal de los obispos de Cartagena para la época estival, que tras la Desamortización de 1835 y la Guerra Civil de 1936, pasó a formar parte del Convento Franciscano antes mencionado.

Existe otro documento de finales del siglo XV, en el Archivo Municipal de Murcia, que se ocupa de las reparaciones necesarias para la conservación del Santuario, a instancias del fraile mercedario encargado de aquel establecimiento, Fray Juan Parras.

De 1598, hay otro documento que trata del nombramiento como Comisario para la Fuensanta al Jurado Isidro de Lorca, nombramiento realizado por parte del Concejo de Murcia. A dicho personaje, se le encarga no solo el cuidado del templo, sino también el embellecimiento de los alrededores. El mismo año se realiza una escalera de piedra para facilitar el acceso a la ermita. La documentación no aporta referencia alguna a su estructura, ornamentación o contenido.

Santuario de la Fuensanta

Como última documentación acerca de la ermita medieval, tenemos el documento de la Sesión del Concejo de Murcia de 21 de julio de 1629, en el que se acuerda encargar a los regidores Ginés de Rocamora y Jorge Bernal, la realización en el templo de las debidas y necesarias reparaciones.

Posteriormente, en la sesión celebrada el 20 de septiembre de 1664, se acuerda que el Regidor don Gregorio de Saavedra examine las necesidades de la ermita e informe de las mismas a la Corporación para que ésta se encargue de su solución.

Por otra parte, se sabe que a finales del siglo XVII se concluyó la cuestión religiosa que motivó el cambio de patronazgo de Nuestra Señora de la Arrixaca por el de la Virgen de la Fuensanta. Debió ser en estos momentos cuando el Cabildo de la Catedral solicitó al Ayuntamiento de Murcia un local para edificar un nuevo templo.

En cuanto a lo que se refiere al nuevo y actual templo, el Doctoral Juan Antonio La Riva afirma en su libro Historia del Santuario de la Fuensanta que el 16 de febrero de 1694 'se echó el primer barreno para volar el cerro y formar el plano de la nueva ermita'.

Desde ese momento, el patronazgo que el municipio había ejercido sobre el antiguo edificio medieval, lo comparte a partir de los últimos años del siglo XVII con el cabildo catedralicio, encargándose este último de dirigir la obra cuyo coste, según el ya citado Doctoral La Riva, ascendió a un millón ochocientos mil reales.

Personajes

Francisca de Gracia  'La Cómica'. En el año 1610 llegaron a Murcia la célebre actriz Francisca de Gracia y su marido. Venían con la compañía teatral de Andrés de Claramonte. Según la tradición, estando Francisca en la Catedral ante el altar la Virgen bajó hasta ella, moviéndola a la penitencia. Impresionada por aquella visión, hizo voto de pobreza y se retiró al Monte de la Fuensanta, alojándose en una de las cuevas, ofreciendo a la Virgen sus joyas, vestidos y objetos de valor.

D. Vicente Alonso y Salgado, Obispo de la Diócesis, promovió la coronación canónica de la Fuensanta.

En mayo de 1923, la Comisión Municipal de Cultura Pública, en sesión presidida por el alcalde D. Manuel Maza Ruiz, acordó que el Ayuntamiento patrocinase la empresa de la coronación.

Dña. María Codorniu de la Cierva, presidenta de la Junta de Damas, nombrada en 1923, y Camarera de la Virgen.

Don Juan de Dios Balibrea Matás, Deán de la S.I. Catedral y Comisario de la Virgen, don José Alegría Nicolás y don Bartolomé Bernal Gallego fueron los principales promotores de la gran obra de restauración del Santuario actual y sus alrededores.

Lo más