La Audiencia de Álava ratifica la condena por conducción temeraria al director de Mercedes en Vitoria

La sentencia impone a Emilio Titos un año de cárcel y dos de retirada de carné por provocar un accidente 

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:30

La Audiencia Provincial de Álava ha ratificado la condena al director de la planta de Mercedes en Vitoria, Emilio Titos, por un delito de conducción temeraria. Hace medio año el Juzgado de lo Penal número 2 de la capital alavesa ordenó en su sentencia un año de cárcel, que no cumplirá el alto ejecutivo al carecer de antecedentes penales, dos años de retirada de carné y el pago de 17.762 euros de indemnización a la aseguradora del coche que resultó siniestro total. Su conductor fue quien llevó a Titos a los tribunales por haberle sacado de la carretera cuando circulaba a toda velocidad por el Puerto de Herrera en septiembre de 2016. Según relató el demandante, el director de Mercedes y su hijo, que quedó absuelto, pilotaban cada uno un coche de alta gama a modo de carrera. Un extremo que negaron los acusados Aún cabe un último recurso ante el Tribunal Supremo.

600 caballos

Durante la vista oral, tanto Titos como su hijo negaron que condujeran de forma temeraria y explicaron que ese día decidieron “dar un paseo” para “disfrutar” de dos vehículos deportivos que iban a ser expuestos al día siguiente en una jornada de puertas abiertas en la planta alavesa. Sin embargo, el juez consideró en su sentencia que ambos hicieron adelantamientos “sin respetar la distancia de seguridad”. Además estimó probado que el vehículo conducido por Titos, un Mercedes AMG GT S de color amarillo y una potencia de más de 600 caballos, adelantó “a gran velocidad” en una sucesión de curvas y “sin contar con la suficiente visibilidad” a otro turismo lo que provocó que su conductor perdiera el control y golpeara contra un talud. El vehículo accidentado resultó siniestro total y el conductor con heridas en una muñeca.
El juez argumentó que dicho adelantamiento se hizo “sin respetar la seguridad del resto de usuarios de la vía, poniendo con el mismo en peligro la vida y la integridad física del conductor” que resultó accidentado. Ahora la Audiencia de Álava considera que la forma de conducción que relataron varios testigos durante el juicio fue “agresiva e incívica”.

Lo más